8 sencillas maneras de mantener la casa caliente sin tener que usar la calefacción

Para mantener la casa caliente en invierno, sin gastar de más, no siempre es necesario recurrir a sistemas de calefacción. El cada vez más alto precio de la electricidad provoca que tengamos que vernos en la necesidad de buscar alternativas. Por ello, aprender a calentar tu casa sin calefacción te puede servir, y mucho, tal y como están las cosas. Tan solo tienes que aplicar estos sencillos trucos.

También de interés:

Plantarle cara al frío sin encender la calefacción es posible con cortinas gruesas, buenos aislantes o cerrando la campana de extracción de la cocina. Foto: Getty Creative.
Plantarle cara al frío sin encender la calefacción es posible con cortinas gruesas, buenos aislantes o cerrando la campana de extracción de la cocina. Foto: Getty Creative.

Uso de cortinas

Si estás tratando de mejorar la eficiencia energética de la casa, quizás debas echar un vistazo este año a las cortinas, ya que este accesorio influye mucho en la temperatura de tu hogar. El calor se escapa sobre todo por las ventanas. Una manera de evitarlo es vestirlas con unas cortinas de tejido grueso. Y es que las cortinas sirven de aislante térmico dentro de nuestra vivienda. Su color y su grosor serán determinantes para cumplir su función. Al igual que la ropa en verano, cuanto más oscura, más atrapará el calor. Por ejemplo, puedes optar por usar una doble cortina, que será un textil en el que inviertas ahora y también puedas aprovechar en verano.

Medidas aislantes en ventanas y puertas

Si pasas frío o calor en casa, mejorar el aislamiento térmico puede ser la solución. Te ayudará a ahorrar energía y aumentará el confort de tu vivienda. Para que un edificio sea eficiente, debe tener materiales aislantes en todas las paredes que dan hacia el exterior y en el tejado. También debe haber aislamiento en suelos y techos. En el mercado hay diversos materiales de origen natural o sintético que se usan para aislar. Algunos vienen como paneles rígidos que se pegan al muro y otros se presentan como fibras o elementos sueltos que se pueden inyectar en los huecos o proyectar sobre las paredes.

Cubrir la campana de la cocina cuando no se use

La campana extractora de la cocina puede actuar como un conducto para que entre el aire frío. Por ello, es recomendable taparla con algo, como una sábana de plástico, cuando no esté siendo utilizada. Al igual que con la campana de la cocina, con los enchufes ocurre lo mismo. Son pequeños huecos por los que entra frío en el hogar, aunque no nos percatemos de ello. Un buen consejo es sellar grietas y huecos alrededor del enchufe con masilla, aislándolos para que no pase aire.

Usar alfombras gruesas

Mantener la temperatura del suelo del hogar es importante, puesto que pisar un suelo frío puede provocar resfriados a lo largo de todo el invierno. Mantener una buena temperatura del suelo, además de calentar nuestros pies, aislará mejor la vivienda y reducirá las corrientes de frío en el suelo.

Usar varias capas de ropa

Para mantener la temperatura corporal, y no sufrir grandes cambios, se recomienda usar varias capas de ropa. Este es el mejor modo de conseguir el equilibrio de temperatura adecuado. La superposición de capas atrapa una masa protectora de aire caliente alrededor del cuerpo, otro gran sistema para protegerse del frío. Esto se debe a que el aislamiento en seco mantiene el calor corporal 3 veces mejor que el aislamiento en mojado. Además, llevar varias capas facilita el ajuste de la vestimenta al nivel de actividad.

Chimenea de leña para calentar la casa

No encontramos chimeneas en todas las casas, pero sí son más usuales en las casas de campo. Con esta artefacto, normalmente la casa se calienta rápidamente. Ahora sí, debemos tener especial cuidado en cómo lo hacemos, en controlar el fuego de la chimenea y en contar con una buena salida de humos.

Cerrar la chimenea cuando no se use

Evidentemente el tiro de la chimenea es una salida de aire al exterior de la vivienda que produce corrientes en el momento que hay otra entrada de aire exterior, puerta o ventana abierta, arrastrando así el aire caliente que hay en la estancia. Por ello, es conveniente el cierre del tiro cuando no se utilice la chimenea a fin de evitar esa corriente. En caso de que la chimenea tenga puertas, con cerrarlas sería suficiente.

Utilizar velas para espacios pequeños

Van bien para calentar las habitaciones pequeñas, pero es importante tener en cuenta una serie de consejos: dejarlas alejadas de los niños, no situarlas al lado de cortinas o de mantas, y nunca irte de casa con las velas encendidas.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias

También te puede interesar:

VÍDEO | Cómo borrar nuestros datos en Google de forma sencilla