60 años sin Marilyn Monroe, la estrella de Hollywood convertida en ícono cultural

La noche del 4 al 5 de agosto de 1962 el cuerpo sin vida de Marilyn Monroe apareció en su cama tras consumir una dosis elevada de barbitúricos. Este fue el misterioso final de uno de los mayores iconos de la cultura popular del siglo XX. Una estrella de Hollywood capaz de aglutinar la admiración de millones. Su vida ligada a la fama también desató escándalos, como la supuesta relación que mantuvo con el expresidente John Fitzgerald Kennedy y con su hermano Robert Kennedy.

Marilyn Monroe nació en 1926 con el nombre de Norma Jane Mortenson. Su infancia estuvo marcada por el abandono de sus padres y por su periplo por varias familias de acogida y orfanatos, unos años en los que incluso llegó a sufrir abusos sexuales. Con la llegada de su juventud destacaron sus dotes artísticos y su belleza, algo que hizo que en Hollywood se fijaran en ella. En 1946, con apenas 20 años, Marilyn firmó su primer contracto con 20th Century Fox.

Durante sus primeros años, Monroe se empeño en triunfar como actriz e invirtió gran parte de su tiempo en mejorar sus capacidades de actuación y canto. A pesar de que, en un principio, solo obtuvo pequeños trabajos y que algunos productores aseguraron que no servía para triunfar en Hollywood, Monroe fue haciéndose un espacio en la industria y fue conociendo a gente del mundo del cine, unos contactos que hicieron que pudiera promocionarse como actriz a través de la gran pantalla.

Las comedias sirvieron para forjar a Marilyn como icono sexual de Hollywood

Los papeles que llevaron al éxito a Monroe fueron en comedias. Estas películas se centraban en destacar su atractivo físico e hicieron que la actriz se convirtiera en un icono sexual de su época.

Sus películas resultaron las más taquilleras del momento, llegando a alcanzar los 200 millones de dólares de ganancias, una cantidad comparable a 2.000 millones de dólares en la actualidad.

Unos datos que hicieron que se convirtiera en una figura más que rentable para la industria cinematográfica de Hollywood en su época más dorada. Pero Monroe dejó en claro desde el inicio que no pretendía encasillarse en el rol de icono sexual, al querer protagonizar otro tipo de películas que la hicieran crecer como actriz.

Y es que su mayor obsesión rondaba en torno a convertirse en una mejor artista, a pesar de que muchos la considerasen simplemente un objeto sexual que admirar. Con mucho esfuerzo Monroe logró protagonizar papeles dentro del cine negro que la permitieron desarrollar a personajes mucho más complejos.

Títulos como 'Niagara', 'The Seven year Itch' o 'Bus Stop', dispararon su reputación en la gran pantalla. Un reconocimiento que le llegaría en forma de premio en 1959, cuando obtuvo el Globo de Oro a la Mejor Actriz por su papel en 'Some Like it hot'.

Su vida detrás de las pantallas también atrajo los focos y las portadas

Sin embargo, más allá de su éxito profesional, la vida de Marilyn fuera de las pantallas siempre estuvo en el centro de la atención del público. La actriz fue protagonista de varias polémicas, como su desnudo en el primer número de la revista 'Playboy'. Además, sus mediáticos matrimonios y posteriores divorcios con el beisbolista Joe Di Maggio y con el guionista Arthur Miller ocuparon las portadas durante años.

El matrimonio con Joe Di Maggio apenas duró dos años, ya que Marilyn llegó a sufrir malos tratos por parte de su esposo. Algo muy diferente al periodo que estuvo con Arthur Miller entre 1956 y 1961. En esta etapa alcanzó su zenit profesional y su mayor estabilidad personal. Sin embargo, una serie de abortos hicieron que su salud psicológica empeorara, al igual que su adicción a los barbitúricos, medicamentos que actúan como sedantes del sistema nervioso central que son recetados para tratar la ansiedad.

Marilyn arrastró durante su vida adulta problemas psicológicos derivados de su convulsa infancia. Una cuestión que se acentuó todavía más con las presión mediática y el hecho de que se convirtiera en una estrella. Esta situación hizo que desde mediados de los 50 comenzara a ser adicta a los barbitúricos mezclados con alcohol, una combinación que empeoraría su salud y su estabilidad emocional.

La relación amorosa con los hermanos Kennedy y su misterioso final

Pero sus momentos más convulsos vendrían con la llegada de la década de 1960. Tras divorciarse de Arthur Miller en 1961, Monroe fue señalada como amante de dos de las figuras políticas más importantes de Estados Unidos: el expresidente John Fitzgeral Kennedy y su hermano Robert Kennedy. Una cuestión que levantó la polémica y que se trató de ocultar desde la Casa Blanca, pero que muchos testigos aseguran que sus encuentros eran habituales. Para la historia quedará la canción de cumpleaños que Marilyn cantó en directo al presidente Kennedy.

Es a partir de su relación con los Kennedy, donde comienzan a resonar todo tipo de rumores sobre su muerte. Marilyn Monroe murió en su cama el 4 de agosto de 1962 después de haber consumido una cantidad de barbitúricos muy alta.

Los forenses apuntaron a un suicidio, sin embargo, con el paso de los años, los rumores e investigaciones que apuntaban a un asesinato por su relación con los Kennedy y su militancia de izquierdas en un contexto de Guerra Fría comenzaron a tomar fuerza, al igual que los relatos de testigos que negaban la versión oficial. Una cuestión que ha hecho que se escriban decenas de libros y que incluso en el año 1982 se reabriera su caso para investigar un posible asesinato, aunque está cuestión nunca fue más allá de la rumorología.

Sea como fuere, la imagen de Marilyn Monroe siguió estando muy viva entre el imaginario popular, que más allá de su carrera artística o su atractivo físico vio en ella a uno de los iconos de la cultura popular más representativos del siglo XX.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente