Los 50 de Letizia y los 50 de Sofía: nada en común, sólo Felipe

·11 min de lectura
Sofía, en 1988. Letizia, en 2022 (Photo: GETTY)
Sofía, en 1988. Letizia, en 2022 (Photo: GETTY)

Sofía, en 1988. Letizia, en 2022 (Photo: GETTY)

La casualidad ha querido que la que tenía que ser la semana de la reina Letizia, que celebra este jueves su 50 cumpleaños, se haya visto empañada por los actos y homenajes de despedida a la reina Isabel II, que culminan el lunes 19 con la celebración de un funeral de Estado al que, claro está, asistirá la reina —y también la emérita—. 

Precisamente, la soberana de Inglaterra también fue protagonista de la actualidad en nuestro país sólo días antes del 50º aniversario de la reina Sofía, el 2 de noviembre de 1988. Pero por un motivo bien diferente: el 17 de octubre, Isabel II y Felipe de Edimburgo aterrizaban en España para completar su primer y único viaje oficial a nuestro país, con Juan Carlos y Sofía como anfitriones. Una visita histórica de siete días que ocupó páginas y páginas de periódicos y revistas.

Juan Carlos y Sofía posan junto a la reina Isabel II y el duque de Edimburgo en la cena de gala que los reyes les ofrecieron en el palacio de El Pardo el 18 de octubre de 1988. (Photo: Tim Graham via Getty Images)
Juan Carlos y Sofía posan junto a la reina Isabel II y el duque de Edimburgo en la cena de gala que los reyes les ofrecieron en el palacio de El Pardo el 18 de octubre de 1988. (Photo: Tim Graham via Getty Images)

Juan Carlos y Sofía posan junto a la reina Isabel II y el duque de Edimburgo en la cena de gala que los reyes les ofrecieron en el palacio de El Pardo el 18 de octubre de 1988. (Photo: Tim Graham via Getty Images)

Entre el 50 aniversario de Sofía y el 50 aniversario de Letizia han pasado 34 años, más de tres décadas en los que la fotografía de la institución en nuestro país ha sufrido importantes cambios y algunos varapalos que la han puesto al filo de la navaja. Y por supuesto, ni la reina de España tiene el mismo papel ni su influencia es la misma, por cuestiones sociales y por aspectos personales que han ido alejando a las protagonistas.

Durante la Cumbre de la OTAN en Madrid, Letizia ejerció de anfitriona de las parejas de los líderes mundiales. En la foto, con Jill Biden durante una visita a un centro de refugiados ucranianos. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)
Durante la Cumbre de la OTAN en Madrid, Letizia ejerció de anfitriona de las parejas de los líderes mundiales. En la foto, con Jill Biden durante una visita a un centro de refugiados ucranianos. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)

Durante la Cumbre de la OTAN en Madrid, Letizia ejerció de anfitriona de las parejas de los líderes mundiales. En la foto, con Jill Biden durante una visita a un centro de refugiados ucranianos. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)

“Es imposible comparar los 50 años de Letizia con los 50 años de Sofía. No hay mucho que comparar. En Grecia, cuando nacía una princesa, se disparaban salvas de honor: ha nacido una princesa con proyecto de reina. Sofía está formada para ser reina. Toda su familia está en alguna monarquía y todo gira alrededor de eso. Están educados para ello, conocen su historia, conocen lo que significa estar en un trono. Lo han visto en sus casas, con familias desestructuradas, hijos ilegítimos, aventuras… y todos aguantan por el bien de la corona. Es una cuestión de servicio al país. Todo esto que el ciudadano de calle no aguantaría o haría valer sus derechos, ellos lo tienen como una vocación. Quien no lo asume o viene de fuera, como pasó con Diana de Gales o Sara Ferguson, y dice ‘mira no, que tres son muchos’, termina fuera”, asegura Carmen Duerto, periodista y autora del libro Letizia una mujer real.

La agenda de la reina Sofía en ese año 1988 estuvo marcada, principalmente,  por el citado viaje de la reina de Inglaterra, por la visita de los príncipes de Gales y sus hijos a Palma de Mallorca, y por un viaje oficial a Hawái y otro a Australia. Además, por tan redondo cumpleaños, la madre del rey ofreció una entrevista a la agencia EFE en la que habló del paso del tiempo y de su papel como reina. “Hacer feliz a mi marido y servir al pueblo español, cuyo carácter afable, abierto y generoso me hizo sentirme rápidamente en casa”, era su principal objetivo como reina consorte. “Paz en el mundo y el fin de toda violencia, porque los enfrentamientos y la ira a nada conducen”, su deseo de cumpleaños.

Sofía, dando de comer a un canguro durante el viaje oficial que hizo junto al rey a Australia. Los animales y la naturaleza son una de las grandes pasiones de la emérita. (Photo: Gianni Ferrari via Cover/Getty Images)
Sofía, dando de comer a un canguro durante el viaje oficial que hizo junto al rey a Australia. Los animales y la naturaleza son una de las grandes pasiones de la emérita. (Photo: Gianni Ferrari via Cover/Getty Images)

Sofía, dando de comer a un canguro durante el viaje oficial que hizo junto al rey a Australia. Los animales y la naturaleza son una de las grandes pasiones de la emérita. (Photo: Gianni Ferrari via Cover/Getty Images)

En la agenda de Letizia a lo largo de este 2022, desafortunadamente, no ha habido ninguna entrevista con ningún medio, pero sí una Cumbre de la OTAN, un viaje de cooperación a Mauritania, audiencias y reuniones con organizaciones sociales y cada vez más apariciones públicas de sus hijas, especialmente de Leonor.

Letizia en el viaje de cooperación a Mauritania que hizo en junio. En estas citas, la reina ha decidido prescindir de glamurosos estilismo y vestir el chaleco de cooperante. (Photo: Handout Spanish Royal Household via Gett)
Letizia en el viaje de cooperación a Mauritania que hizo en junio. En estas citas, la reina ha decidido prescindir de glamurosos estilismo y vestir el chaleco de cooperante. (Photo: Handout Spanish Royal Household via Gett)

Letizia en el viaje de cooperación a Mauritania que hizo en junio. En estas citas, la reina ha decidido prescindir de glamurosos estilismo y vestir el chaleco de cooperante. (Photo: Handout Spanish Royal Household via Gett)

La consorte actual ha ampliado sus tareas respecto a la anterior y ha puesto el foco de su trabajo en otros asuntos: la mujer, la infancia, las enfermedades raras, la cooperación... son ahora áreas de trabajo en las que la madre de la heredera está volcada. Es lógico, considera Duerto, que la reina consorte haya decidido asumir otras funciones, que haya dado un paso más en sus labores y desarrolle nuevos roles que Sofía nunca ejerció y capitanee iniciativas más personales. “No hay reglamento, no hay leyes, no hay reglas que digan cuáles son sus funciones. Para la reina consorte solo hay una cosa estipulada: la continuidad dinástica, dar un heredero y luego cuidar a la familia”. Letizia, que llegó a la familia real después de haber ejercido de periodista, una profesión activa, no quiere “ser un florero”. “Entonces se organiza su agenda, se organiza un equipo y eso es lo que hace. Pero lo hace porque le sale por su forma de ser”, cuenta Duerto a El HuffPost.

Letizia se contiene, Sofía lleva la contención en el ADN

“Tienen en común a Felipe, el amor por Felipe”, bromea la periodista Rosa Villacastín al plantearse las cosas que pueden acercar a Letizia y Sofía a los 50. “Creo que no tienen absolutamente nada en común. La reina Sofía es muy alemana, muy germana. Y Letizia es todo lo contrario. Era una persona muy alegre, muy extrovertida y todo eso ha tenido que ir controlándolo”, explica.  ”La reina Sofia ha sido contenida de siempre, no tenía que hacer ningún esfuerzo. Ella ha sido educada para eso, para sonreír cuando tiene que sonreír, para estar seria cuando tiene que estar seria… Prueba de ello es que con todo lo que ha pasado y todo lo que hemos vivido no ha descompuesto su gesto. Eso sería impensable en Letizia, pero creo que en casi todas las reinas actuales porque son todas chicas que han ido a la universidad, que han conocido otro mundo y que saben lo que es una hipoteca. Yo creo que todas esas cosas les han marcado el carácter y las diferencian totalmente”, añade.

La reina Sofía jugando con unos niños durante una visita a Centro Maorí de Nueva Zelanda en 1988. (Photo: Gianni Ferrari via Getty Images)
La reina Sofía jugando con unos niños durante una visita a Centro Maorí de Nueva Zelanda en 1988. (Photo: Gianni Ferrari via Getty Images)

La reina Sofía jugando con unos niños durante una visita a Centro Maorí de Nueva Zelanda en 1988. (Photo: Gianni Ferrari via Getty Images)

Destaca Villacastín que, a pesar de que Letizia ha estado siempre más cerca de la gente, que sabe lo que es levantarse a las cuatro de la mañana para ir a trabajar, que ha vivido en un barrio y que ha pagado facturas, la sociedad siempre ha recibido mejor a Sofía que a Letizia, algo que ha condicionado en buena medida su papel en la corona. Revertir esta opinión ha supuesto un esfuerzo por parte de la consorte, aunque hoy por hoy ella es uno de los principales activos de la corona.

Letizia abraza a una alumna del colegio Princesa Acerina de Los Llanos de Aridane, el pasado 6 de septiembre cuando acudió a inaugurar el curso escolar a la isla de La Palma. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)
Letizia abraza a una alumna del colegio Princesa Acerina de Los Llanos de Aridane, el pasado 6 de septiembre cuando acudió a inaugurar el curso escolar a la isla de La Palma. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

Letizia abraza a una alumna del colegio Princesa Acerina de Los Llanos de Aridane, el pasado 6 de septiembre cuando acudió a inaugurar el curso escolar a la isla de La Palma. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

“Para ella, todos estos años no han sido un camino de rosas y ha sufrido con y por su marido los escándalos de dinero y de amigas de Juan Carlos, el caso de Cristina e Iñaki, la presión mediática a su familia, los comentarios sobre su origen... ”, plantea la periodista aunque reconoce que Sofía también ha tenido que haber sufrido mucho, aunque no lo haya expresado. ”Las cosas han cambiado tanto y las dos mujeres son un reflejo de la sociedad española, de lo que ha cambiado España”, concluye. Incluso de la transformación del papel de la mujer, el suyo también, pues Letizia es una reina feminista.

Madre de heredero, madre de dos hijas

Como madres y educadoras de herederos, su principal función dentro de la institución, las diferencias entre ambas también son más que evidentes.

Esta fotografía, tomada en las escaleras del palacio de Marivent en 1988, es una de las imágenes más icónicas del archivo de Casa Real. El príncipe Carlos y Diana pasaron unos días con sus hijos en Mallorca en compañía de los reyes. (Photo: John Shelley Collection via Getty Images)
Esta fotografía, tomada en las escaleras del palacio de Marivent en 1988, es una de las imágenes más icónicas del archivo de Casa Real. El príncipe Carlos y Diana pasaron unos días con sus hijos en Mallorca en compañía de los reyes. (Photo: John Shelley Collection via Getty Images)

Esta fotografía, tomada en las escaleras del palacio de Marivent en 1988, es una de las imágenes más icónicas del archivo de Casa Real. El príncipe Carlos y Diana pasaron unos días con sus hijos en Mallorca en compañía de los reyes. (Photo: John Shelley Collection via Getty Images)

Cuando Sofía cumplió los 50, Felipe tenia 20 años, Elena cumpliría los 25 en diciembre y Cristina ya había hecho 23. Hasta ese momento, la reina había estado volcada en la preparación de su hijo, el que iba a ser proclamado rey, un joven que ya participaba de la vida pública y que estaba terminando sus estudios militares antes de marcharse a Estados Unidos a completar su formación.

Letizia, a sus 50, es madre de dos adolescentes: Leonor, cumplirá 17 años dentro de unas semanas y continúa con sus estudios de bachillerato en Gales, y Sofía hizo 15 en abril y puede ser que el próximo año siga los pasos de su hermana mayor.

“En la reina Sofía primaba la figura de esposa del rey y madre del futuro rey. En cambio, Letizia... Ella está muy pendiente de sus hijas, muy implicada en la educación de las dos. Como madre es estupenda,. Y, aunque como periodista yo querría ver más a las niñas, hace bien en cuidarlas porque pueden destrozarles la vida”, afirma Villacastín.

Felipe, Letizia y sus hijas posaron este verano para los medios en la cartuja de Valldemossa durante su estancia en Mallorca. Días después comenzarían sus vacaciones privadas de las que no trascienden ni el destino ni las fechas exactas. (Photo: picture alliance via dpa/picture alliance via Getty I)
Felipe, Letizia y sus hijas posaron este verano para los medios en la cartuja de Valldemossa durante su estancia en Mallorca. Días después comenzarían sus vacaciones privadas de las que no trascienden ni el destino ni las fechas exactas. (Photo: picture alliance via dpa/picture alliance via Getty I)

Felipe, Letizia y sus hijas posaron este verano para los medios en la cartuja de Valldemossa durante su estancia en Mallorca. Días después comenzarían sus vacaciones privadas de las que no trascienden ni el destino ni las fechas exactas. (Photo: picture alliance via dpa/picture alliance via Getty I)

Su afán por procurar que sus hijas crezcan como niñas normales —en la medida de lo posible— tiene mucho que ver con algunas de las ‘nuevas normas’ que la reina ha adoptado respecto a su trabajo. “El hecho de que ella diga que los fines de semana son para la familia y que las vacaciones sean privadas, eso no ha pasado nunca”, asegura la cronista de sociedad.

Precisamente, Duerto recuerda como uno de los momentos memorables de su trabajo cubriendo a Letizia lo que le dijo defendiendo su tiempo de ocio y descanso. Fue el 8 de agosto de 2010 cuando la consorte, en el Club Náutico de Palma, ante una pregunta de la periodista sobre los días de descanso en Mallorca, le contestó airosa: “¿Acaso esto son vacaciones?”. En ese momento estas palabras fueron tema de debate en muchas tertulias. Hoy se da por hecho que, tras cumplir con su agenda en Mallorca, Letizia, Felipe y sus hijas ponen rumbo a un destino desconocido para desconectar y disfrutar de unos días sin obligaciones.

Fiel a un estilo, fiel a la moda

Juan Carlos y Sofia en un viaje a Hawái. La media melena ahuecada de la reina Sofía ha sido a lo largo de su vida su sello de estilo. (Photo: Gianni Ferrari via Getty Images)
Juan Carlos y Sofia en un viaje a Hawái. La media melena ahuecada de la reina Sofía ha sido a lo largo de su vida su sello de estilo. (Photo: Gianni Ferrari via Getty Images)

Juan Carlos y Sofia en un viaje a Hawái. La media melena ahuecada de la reina Sofía ha sido a lo largo de su vida su sello de estilo. (Photo: Gianni Ferrari via Getty Images)

Sí, en 1988 Sofía llevaba el mismo peinado que ahora. De hecho, podemos ir años atrás o adelante, que el pelo de Sofía siempre ha permanecido inalterable. Al igual que su estilo. “Sofía también ha vestido muy bien siempre. Las hermanas Molinero, que estaban en la calle Ayala de Madrid, eran sus modistas de confianza. Ella ha sido siempre muy fiel a su estilo”, cuenta Villacastín. “Siempre ha sido muy elegante y los trajes de noche los ha lucido fantásticos porque tiene un fachón: es alta y tiene cuerpo. Su estilo le ha dado una personalidad y hay muchas mujeres de clase alta que se han sentido identificadas con ese estilo”, asegura.

A su manera, sin redes sociales y sin toda la prensa fijándose en el más mínimo detalle de su aspecto, Sofía también fue una mujer influyente con su estilo. Claro que el listón de Letizia en ese sentido está demasiado alto.

La madre de la heredera se ha convertido en la mejor embajadora de los diseñadores españoles y de las marcas made in Spain: todo lo que se pone, lo agota. Pero además de sus estudiados looks, su cuerpo trabajado, su pelo cuidado y la ayuda de la medicina estética para luchar contra el paso del tiempo la han convertido en el centro de todas las miradas en cada aparición pública.

En la audiencia celebrada este verano en Palma, Letizia captó las miradas y comentarios de los invitados y la prensa con un vestido floreado que destacaba su bronceado. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)
En la audiencia celebrada este verano en Palma, Letizia captó las miradas y comentarios de los invitados y la prensa con un vestido floreado que destacaba su bronceado. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)

En la audiencia celebrada este verano en Palma, Letizia captó las miradas y comentarios de los invitados y la prensa con un vestido floreado que destacaba su bronceado. (Photo: Carlos Alvarez via Getty Images)

“Está muy metida en su papel de infuencer. Letizia hace muchísimas cosas, dedica muchas horas a lo que hace y todo eso queda eclipsado desde el momento en el que aparece luciendo moreno, brazos, minifalda… Y eso no le hace bien porque su aspecto monopoliza toda la atención, en vez de las cosas buenas que hace, que lo hace muy bien. Se preocupa, pregunta, se entera de todo… y eso poca gente lo sabe porque sólo se habla de lo que lleva o de lo guapa que está”, defiende Rosa Villacastín.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...