5 trucos fáciles de poner en práctica para proteger tus finanzas y no morir en el intento

El encarecimiento de la vida, sobre todo de la cesta de la compra, sirve para entender la alarma que supone la inflación para las finanzas personales, que sufren en particular las familias trabajadoras. Con el nuevo precio de las cosas, seguir cobrando lo mismo es perder bastante dinero. La salud financiera de muchos españoles ha empeorado considerablemente en el último año. Cada vez son más lo que tienen problemas para controlar gastos e ingresos, o incluso para llegar a fin de mes sin apuros.

Ante un panorama complejo, donde predomina la incertidumbre, lo ideal en la medida de lo posible, es intentar mantener esta salud financiera. Pero para fortalecer nuestra economía personal y afrontar los retos que vienen es necesario contar con una mínimo conocimiento y educación.

También de interés:

· ¿En qué hay que fijarse para pedir un préstamo personal barato?

· No es oro todo lo que reluce: las dudas que genera el acuerdo de las hipotecas

Los 5 trucos para mejorar tus finanzas personales. Foto: Getty Creative
Los 5 trucos para mejorar tus finanzas personales. Foto: Getty Creative

Cuando hablamos de educación financiera nos referimos al conjunto de conocimientos que nos permiten administrar nuestros recursos financieros de forma correcta y entender el contexto económico en el que nos movemos. Si no somos capaces de hacer un presupuesto, de entender cómo funciona una hipoteca o de gestionar nuestro dinero para llegar a fin de mes, el día a día puede complicarse. Y en esto estamos, para a llenar las lagunas que puedas tener y aprender a manejar con éxito tus finanzas.

La importancia de ahorrar

La situación de partida es la clave. Si tienes un colchón para imprevistos vives mucho más tranquilo. Este podría ser el sueño de cualquier persona: contar con una permanente seguridad financiera. Y no solo eso, tener ahorros también te permite darte algún capricho de vez en cuando, sin despilfarrar, como realizar un viaje largo.

¿Cuánto deberías ahorrar? No hay una cifra exacta y dependerá de tus posibilidades. El método 50/20/30 te puede servir de guía para empezar. Consiste en dedicar el 50% de nuestros ingresos a los gastos básicos (alimentación, alquiler o hipoteca, luz, agua, gas, …), el 30% a los gastos prescindibles como el ocio o hacer deporte, y el 20% restante lo ahorras.

Así como anda la inflación, puede que tu capacidad de ahorro se haya visto mermada, aunque siempre será mejor intentar guardar cualquier cantidad, por pequeña que sea.

Lleva un control de tus gastos

Si entiendes en qué gastas tu dinero o dónde se te va gran parte de él, podrás cambiar tus hábitos y utilizarlo de forma inteligente.

¿Cómo puedes hacerlo? La forma más sencilla es utilizar la app de tu entidad financiera. Seguro que ya la tienes descargada en tu teléfono móvil, así que explora un poco y encontrarás un apartado de gastos. Normalmente de forma automática se suelen dividir en diferentes categorías: restaurantes, transferencias, supermercados, entre otros. También puedes ir anotando cada uno de tus gastos en tu móvil, e ir revisándolos, o incluso existen apps especializadas que te ofrecen esta función, como Kakebo. L

Haz plan de gastos

Cuando sepas en qué te gastas el dinero, lo más responsable y útil es elaborar un plan de gastos e intentar seguirlo. Aunque lo hagas de forma rudimentaria, con papel y boli, este paso es esencial porque puedes ir comprobando si tu dinámica de gasto mensual se corresponde con tu presupuesto.

Un consejo es que vayas mirando el extracto de tu cuenta bancaria de forma periódica, así no se producirán sorpresas inesperadas.

Reduce el nivel de endeudamiento

Si los bancos analizan de forma exhaustiva nuestras finanzas a la hora de concedernos un crédito, ¿por qué no hacerlo también nosotros también antes de pedirlo? Estar sobreendeudado es un riesgo que no debemos correr. Si surge cualquier imprevisto, no podrás atender tus obligaciones. Además, si te retrasas en los pagos tendrás consecuencias nada deseadas, como comisiones de demora, embargos o inclusión en una lista de morosos.

Según el Banco de España, el porcentaje de endeudamiento de una persona para ser considerado 'sano' no debería superar nunca el 35% de sus ingresos mensuales netos.

Ajustar al máximo todo lo que se pueda ajustar

Lo mismo estás pagando suscripciones a varias plataformas que apenas usas o tengas una tarifa contratada en tu gimnasio demasiado cara y ni siquiera apareces por ahí. Plantéate si necesitas todo por lo que pagas mes a mes, y cancela todos los que no uses.

Además, revisa siempre tus facturas cuando te lleguen, reclama si te parece demasiado caro, y consulta las ofertas de la competencia. Igual estás pagando de más y, probablemente, si te cambias de operadora de móvil o de tarifa de luz consigas ahorrar una cantidad considerable de euros al final del año.

Lo esencial es que consumas de forma responsable y de acuerdo a tus ingresos, y sobre todo, que no seas impulsivo. Estamos en una situación complicada, en la que nos toca apretarnos el cinturón mucho más de lo que nos gustaría. No gastes más dinero del que puedas permitirte y mantente fiel a tu plan mensual. Valora si realmente necesitas todo lo que compras y si no puedes retrasar el gasto para más adelante.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias

También te puede interesar:

EN VÍDEO | Una madre a punto de tener su octavo hijo se hace famosa explicando los gastos que tiene cada mes