Más de 450 marchas organizadas en EE. UU. para defender el derecho al aborto

·4 min de lectura

Este sábado fue un día de movilización nacional en Estados Unidos para defender el derecho al aborto. En varias ciudades, incluyendo Nueva York, Washington, Los Ángeles, Boston o Chicago, miles de manifestantes salieron a las calles en un momento en el que este derecho reproductivo está más amenazado que nunca en el país.

Las grandes manifestaciones, que tuvieron lugar en todas partes de Estados Unidos, podrían ser el principio de un “verano de la rabia” como lo llaman los organizadores.

Miles de personas, mayoritariamente mujeres, marcharon en varias ciudades para defender el derecho al aborto, en respuesta en la probable decisión de la Corte Suprema de revocar la decisión de 1973, que estableció el derecho constitucional federal a interrumpir un embarazo.

En paralelo, también hubo manifestaciones antiaborto en algunas ciudades del país, pero a menor escala.

En Nueva York, los habitantes marcharon al grito de “¡mi cuerpo, mi decisión!” y al ritmo de tambores y parlantes. La protesta empezó en el barrio de Brooklyn y los participantes luego cruzaron el famoso puente para llegar a la plaza de 'Foley Square'.

En la capital, Washington DC, miles de personas se reunieron en el Monumento a Washington para escuchar diferentes discursos antes de marchar hacia el Tribunal Supremo, cercado por dos anillos de seguridad.

Probable revocación del derecho al aborto

El martes 3 de mayo, la Corte Suprema confirmó la autenticidad de un documento filtrado en el que se reconocía la posibilidad real de poner fin al derecho constitucional a abortar.

Según este documento, los jueces republicanos de la Corte, que gozan de mayoría, quieren cancelar la decisión del caso Roe vs. Wade, que protege el derecho al aborto de las mujeres en Estados Unidos desde 1973.

En los últimos meses, la cuestión del derecho a abortar ha sido centro de los debates en Estados Unidos con la Corte Suprema, examinando una ley del estado de Mississipi que prohíbe el aborto más allá de la 15ª semana de embarazo. De permitirse esa ley de Mississipi, la Corte pondría en peligro la que permite a las mujeres abortar hasta la semana 22 o 24 del embarazo.

La Corte Suprema tiene hasta junio para pronunciarse definitivamente.

En caso de que el tribunal anule el caso Roe vs. Wade, cada estado podría elegir si prohibir o permitir el aborto. Varios estados ya expresaron su intención de prohibir totalmente el aborto, incluso en caso de violación o incesto como Alabama, Ohio o Texas.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, afirmó el martes que el proyecto de la Corte Suprema iba "mucho más allá" del aborto y desafiaba potencialmente "toda una serie" de otros derechos.

Las mujeres, preocupadas

“Estamos en un punto de inflexión en el curso de la historia de los derechos sexuales y reproductivos (…) le estamos demandando a todas las personas que están en el poder, incluyendo a la administración del presidente Biden que tomen todo tipo de acción necesaria (…) para continuar el acceso seguro y legal al aborto en Estados Unidos,” dijo Yamelsie Rodriguez, presidenta de Planned Parenthood en Missouri, en entrevista con France 24.

En Nueva York, Irna e Isabel Gadd, abuela y nieta, participaron juntas en la marcha. "Estoy aquí porque la idea de que se prohíba el aborto es una depresión, está en contra de la salud de las mujeres y porque las mujeres tienen derecho a determinar lo que sucede con sus cuerpos. El Gobierno no debería hacer eso", explicó Irna, de 74 años.

Su nieta, de 27 años, teme que la prohibición del aborto se acompañe del retroceso de otros derechos.

"Mi temor es que, si esto sucede, también habrá una gran pérdida de otros derechos reproductivos, la imposibilidad de acceder a métodos anticonceptivos y muchas personas se verán empujadas más y más hacia la pobreza y la opresión", explicó Isabel.

Una fractura social y política

El derecho al aborto divide la sociedad estadounidense con algunos estados históricamente conservadores y más religiosos que otros. Sin embargo, las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses quieren preservar el derecho al aborto, al menos en las primeras etapas del embarazo.

El debate sobre este derecho reproductivo se ha ido politizando, con los grupos religiosos conservadores representando un 'lobby' importante en Estados Unidos, de la mano de los republicanos.

A finales de los años 1970, el Partido Republicano hizo una alianza con los grupos religiosos para ganar apoyo político, lo que lo convirtió en el partido del discurso anti-aborto.

Con EFE, Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente