Un 42% de personas reportaron cambios en su ciclo menstrual tras la vacuna contra el Covid-19

Los datos que señalan un vínculo entre las alteraciones de la menstruación y las vacunas contra el Covid-19 son cada vez más firmes. Al menos, suficientes para concluir que se necesita más investigación para llenar el vacío científico que empaña una de las campañas de vacunación más masivas de la historia. Un último estudio apunta que el 42% de personas encuestadas tuvieron un flujo más abundante tras inocularse, aunque los cambios fueron temporales y duraron máximo dos ciclos.

Desde que las vacunas contra el Covid-19 empezaron a administrarse por millones, una inquietud apareció en las redes sociales y en las consultas ginecológicas. Algunas mujeres notaban que, después de recibir el pinchazo, se les alteraba el ciclo menstrual de alguna forma. Sin respuesta de las farmacéuticas que produjeron los biológicos y con más dudas que certezas entre la comunidad científica, la desconfianza y los contenidos virales en redes sociales trataron de llenar el vacío.

Por un lado, algunos lo hicieron para intentar recaudar información sobre este posible vínculo, especialmente ante el recurrente argumento de que el "estrés" u otros factores son los que alteraban la regla. Por otro lado, el agujero negro científico alimentó discursos contra la vacunación: "Desgraciadamente, el rechazo de los expertos médicos desencadenó mayores preocupaciones, mientras las personas y organizaciones anti-vacunas confundían la posibilidad de cambios menstruales a corto plazo con daños a largo plazo de la fertilidad".

Estas son las palabras escritas en la revista 'Science Advances' de Katharine Lee, profesora del Departamento de Antropología de la Universidad de Tulanem y Kathryn Clancy, antropóloga de la Universidad de Illinois. Para compensar la falta de información, estas dos académicas diseñaron un estudio cuyos resultados vieron la luz el pasado 15 de julio y que representa la encuesta más amplia hecha sobre el tema hasta la fecha.

¿Qué dice el estudio?

El principal resultado de la encuesta es llamativo: el 42% de las personas con ciclos menstruales regulares tuvieron un flujo más abundante después de vacunarse, ya fuera después de la primera dosis, de la segunda, o en ambas ocasiones. El 44%, en cambio, no registró ninguna variación.

En ese grupo de personas que suelen menstruar con regularidad, se registraron más alteraciones entre las personas mayores, personas que se identificaban como hispanas o latinas, personas que reportaron haber sentido con más fuerza otros efectos secundarios, como la fiebre o la fatiga y personas que habían estado embarazadas o habían dado a luz.

Además, "personas con endometriosis, menorragia, fibromas uterinos o síndrome de ovarios poliquísticos tenían una probabilidad levemente mayor de experimentar un sangrado más abundante", agrega el estudio.

Por otra parte, entre las personas que ya no solían menstruar, altos porcentajes reportaron el regreso del sangrado: por ejemplo, el 71% de personas que usaban anticonceptivos de larga duración, el 39% de las personas en tratamientos hormonales de afirmación de género y el 66% de las personas que ya habían pasado la menopausia.

Precisamente entre el grupo de personas postmenopáusicas hubo una prevalencia mayor de regreso de sangrado entre las hispanas/latinas y las personas de menos edad.

Ninguno de los cambios reportados superaron los dos ciclos, es decir que fueron temporales y luego volvieron a la normalidad en la inmesa mayoría de los casos. "En general, los cambios en el sangrado menstrual no son poco comunes ni peligrosos, pero es necesario poner atención a estas experiencias para generar confianza en la medicina".

¿Qué conclusiones podemos sacar del estudio?

Antes de nada, lo primordial es comprender que el estudio abre un camino pero no puede establecer una relación de causalidad entre las vacunas anticovid y las alteraciones menstruales, es decir, que no podemos asegurar que la inmunización tenga la culpa de los cambios de ciclo de este 42% de mujeres que respondieron la encuesta.

El doctor Carlos Pérez, médico infectólogo entrevistado en France 24, recuerda que "es un estudio descriptivo, busca describir una situación que llama la atención a las investigadoras, genera planteamientos, tendencias o preguntas pero no afirma relaciones ni causalidad".

Sin embargo, esta encuesta es la más amplia hecha hasta la fecha: 39.129 personas participaron, de las cuales 90,9% mujeres y un 9,1% de género diverso. La muestra recoge personas vacunadas con distintos fármacos y ninguna había sufrido Covid-19, ni confirmado ni sospechado. La amplia muestra es un punto a favor del estudio, que definitivamente llama la atención sobre una problemática que debe ser estudiada a futuro.

Otro punto a tener en cuenta es que, tal y como reconocen las mismas autoras del estudio, "no se puede comparar la incidencia de estas experiencias con la población general, es decir, que el 40% de la muestra haya tenido esta experiencia, no significa que esa es la proporción en el resto del mundo".

En parte, esto se debe a que es posible que las personas con alteraciones menstruales se hayan sentido más llamadas a participar, quedando así sobrerepresentadas.

¿Y ahora qué?

Este estudio abre un camino que ahora la ciencia debe recorrer para responder las preguntas que se plantean. La primera es qué puede explicar este posible vínculo entre las vacunas y el ciclo menstrual. Por ahora, "la hipótesis más valiosa hasta ahora es la activación del sistema inmune que active el ciclo menstrual", recuerda el doctor Pérez, especialmente a raíz de una mayor inflamación del endometrio, el tejido que se construye en las paredes del útero y que se expulsa en cada ciclo.

De hecho, eso es lo que podría provocar que la misma enfermedad del Covid-19 y el Covid prolongado también altere la menstruación.

"Tener Covid es mucho más grave desde este punto de vista que la vacuna (...) Las vacunas son suficientemente seguras para no interrumpirlas en ningún grupo de edad", concluye Carlos Pérez.

Por otra parte, "hay que construir más evidencia", según el doctor, que especifique qué grupos tienen más riesgo, con qué vacunas o bajo qué factores ambientales para saber si es posible disminuir estas afectaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente