Los '40 principales' de Bárbara de Braganza

·6 min de lectura
<span class="caption">'María Bárbara de Braganza como princesa de Asturias', de Jean Ranc, hacia 1729.</span> <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/barbara-de-braganza-como-princesa-de-asturias/b84c305c-0890-407b-babe-c97cd330f374" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Museo del Prado">Museo del Prado</a></span>
'María Bárbara de Braganza como princesa de Asturias', de Jean Ranc, hacia 1729. Museo del Prado

“La Princesa (de Asturias María Bárbara de Braganza) ha venido cantando el minuete de la Heras, que lo sabe todo. Dice que al instante que lo oyó cantar se le quedó en la memoria”.

Carta del infante don Luis a su hermana la Delfina María Teresa. Madrid, 29 de diciembre de 1744

Hasta su localización en el año 1993 no se tenía noticia de una obra compilada en dos volúmenes que contenía música vinculada a la reina María Bárbara de Braganza (Lisboa, 4 diciembre 1711-Aranjuez, 27 agosto 1758).

En ese libro se recogen las arias de ópera “del gusto de la reina” que interpretaban, para los familiares y personas cercanas a los monarcas en sus dependencias privadas, los músicos más allegados de la Real Cámara en las veladas musicales vespertinas. Entre estos músicos se encontraba el castrado Carlo Broschi, conocido como Farinelli, y el violonchelista Domingo Porretti.

Patrimonio musical manuscrito

El libro de la reina, conservado en el Archivo General de Palacio, contiene música manuscrita que reúne una colección de obras –arias de ópera– de los poetas y compositores más reconocidos en la Europa de mediados del siglo XVIII. Muchas de estas partituras, compuestas durante los años del reinado de Fernando VI y María Bárbara de Braganza, fueron interpretadas en los reales sitios con ocasión de onomásticas y cumpleaños de los miembros de la realeza.

El conjunto de estas composiciones, 35 arias y 6 dúos, supone un reflejo del estilo y la naturaleza de las músicas de ópera que circulaban entre Italia y España, y también por toda Europa, a mediados del siglo XVIII. Son obras reveladoras del carácter cosmopolita que, gracias a la reina y a su consejero Farinelli, adquirió la villa de Madrid. Todo lo que “sonaba” en los teatros más relevantes de Europa, con una prevalencia de la influencia napolitana, se ofrecía en privado en los aposentos reales de la corte española.

Tras el estudio del manuscrito y su valoración, ahora sabemos que estos dos volúmenes contienen un verdadero y muy revelador álbum sonoro que compendia momentos destacados de la vida de la reina y su familia, así como sus más estimadas arias.

Los monarcas melómanos

La llegada de Farinelli a España marca el rumbo de la música profana en el entorno cortesano. El famoso cantante y empresario abandona los escenarios europeos y se instala en la corte de los monarcas Felipe V e Isabel de Farnesio, a los que sirve durante nueve años como criado familiar.

Tras la muerte del rey, Farinelli continúa en la corte, ahora con los nuevos monarcas, los melómanos Fernando VI y María Bárbara de Braganza. Éstos encargan a Farinelli la dirección de los teatros reales, donde, ininterrumpidamente, durante doce años, se representan óperas y serenatas, tanto en el palacio del Buen Retiro como en el de Aranjuez.

La mayor parte de los libretos eran adaptaciones o nuevos encargos del célebre poeta Pietro Metastasio, íntimo amigo de Farinelli y referente absoluto en vida como libretista de ópera. Algunas de las obras representadas en los teatros reales, como las de los compositores Niccolò Jommelli o Nicola Conforto, también se interpretaron en la Real Cámara.

La biblioteca musical

La reina María Bárbara de Braganza fue una mujer instruida y muy culta, que dominaba seis idiomas. Su ambicioso afán de conocimiento se ve reflejado en los fondos de sus dos bibliotecas: una general y otra musical. La biblioteca general se caracterizaba por una gran variedad de temáticas, con ejemplares escritos en diversos idiomas y editados en las ciudades europeas más importantes. En la biblioteca musical, que contaba con más de un millar de ejemplares, predominaban las partituras de música vocal.

Tras la muerte de María Bárbara en 1758, Farinelli heredó la biblioteca musical por petición expresa de la reina. Luego el destino la dispersó y, a día de hoy, no está localizada íntegramente. Sí conocemos la parte de la colección depositada en la Biblioteca Nazionale Marciana de Venecia. Valga como ejemplo la ópera Ipermestra de Pietro Metastasio, con música de Pasquale Cafaro, que contiene el aria “Rendimi più sereno”. Esta aria se incluye en el primer volumen (aria nº 6) de “El libro secreto” de la reina.

Al igual que Cafaro, la música de compositores italianos predomina en los dos volúmenes manuscritos conservados en el Archivo General del Palacio Real de Madrid. Estas partituras representan más de una quincena de autores, entre ellos los más reconocidos del momento, como Baldassare Galuppi, Gaetano Latilla, y los ya mencionados Niccolò Jommelli y Nicola Conforto.

La procedencia portuguesa de María Bárbara también se ve reflejada con la presencia del autor napolitano David Perez, que trabajó en la corte de Lisboa. El hecho de que, entre el conjunto de autores, se encuentren alemanes como Christoph Willibald Gluck o Johann Adolph Hasse evoca el recuerdo de una joven María Bárbara, que hablaba habitualmente en alemán con su madre, María Ana de Austria.

Con “el libro secreto” de la reina María Bárbara de Braganza, se aborda un trabajo integral de rescate musical que lleva a la investigación y el estudio de los textos, la edición performativa de las partituras, la interpretación de estas músicas en versión de concierto (con la soprano María Espada) y su posterior grabación de un disco en el sello Sony por la orquesta Nereydas, la soprano Nùria Rial y Javier Ulises Illán en la dirección artística y musical.

El proceso de investigación culminará con la edición crítica y estudio del manuscrito, realizado por los autores de este artículo, y su publicación a cargo del Instituto Complutense de Ciencias Musicales.

Que el libro secreto con las arias “del gusto de la reina” María Bárbara de Braganza vea la luz y las obras puedan ser escuchadas supone un paso importante para el mejor entendimiento de nuestro pasado y una herramienta esencial para acercarnos tanto a las costumbres musicales más privadas de la realeza y su estética dieciochesca como a la sensibilidad artística de una mujer que afianzó la corte española como uno de los más importantes focos musicales de Europa.

Este artículo es una versión adaptada del texto publicado en el programa de mano del concierto “El libro secreto de la reina: Una velada musical con María Bárbara de Braganza” (Nereydas. María Espada, soprano y Javier Ulises Illán, director), resultado del proyecto MadMusic-CM. El concierto tuvo lugar el 22 de septiembre de 2021 en la Capilla Real del Palacio Real de Madrid dentro de la temporada musical de 2021 de Patrimonio Nacional.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

La recuperación de las obras contenidas en el libro de María Bárbara de Braganza ha sido posible gracias al apoyo del proyecto I+D: MadMusic-CM “Espacios, géneros y públicos de la música en Madrid, ss. XVII-XX” (ref. H2019/HUM-5731) de la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo, liderado por el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU)

Javier Ulises Illán Ortiz recibe fondos de Fundación BBVA e INAEM. La recuperación de las obras contenidas en el libro de María Bárbara de Braganza ha sido posible gracias al apoyo del proyecto I+D: MadMusic-CM “Espacios, géneros y públicos de la música en Madrid, ss. XVII-XX” (ref. H2019/HUM-5731) de la Comunidad de Madrid y el Fondo Social Europeo, liderado por el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente