El ‘A 4 Manos’ de Paradores y Carlos Maldonado en Cuenca que va a ser la bomba

·3 min de lectura

Con el otoño explosionando en la Hoz del Huécar, a Cuenca solo le faltaba este espectacular ‘A 4 Manos’ entre Carlos Maldonado y Miguel Ángel Martínez, chef del Parador, para convertirse en el destino perfecto en el que volverse loco con los sabores auténticos de la serranía y la materia prima de La Mancha. La cita será el viernes 26 de noviembre.

Carlos Maldonado, chef de ‘Raíces’ (1 Estrella Michelín y 1 Sol Repsol) en Talavera de la Reina, lleva Cuenca en el corazón. “Para mí el Parador de Cuenca es muy especial porque estuve allí grabando con Masterchef en abril de 2015 y gané con un bacalao con ajo negro de Las Pedroñeras. Tengo muchas ganas de volver y hacer este menú a cuatro manos con Miguel Ángel porque veo que estamos muy alineados en cuanto a producto y manera de entender la cocina”.

Maldonado y Martínez observan la clásica flor manchega reinventada. (Photo: PARADORES)
Maldonado y Martínez observan la clásica flor manchega reinventada. (Photo: PARADORES)

Por eso cuando se encontraron por primera vez, no podían dejar de imaginar los platos que prepararía cada uno para crear este menú. Era fácil entenderse cuando hay una despensa común otoñal tan rica de la que sacar partido. “Vamos a hacer lo que nos sale de dentro. Fusionamos, mezclamos cocina tradicional, vanguardia. Va a estar genial, porque nos va a quedar un menú del entorno con un toque muy interesante”, asegura Miguel Ángel Martínez, jefe de cocina del Parador.

La majestuosidad del Parador en la Hoz del Húecar es aún más impresionante cuando se contempla en directo. (Photo: PARADORES)
La majestuosidad del Parador en la Hoz del Húecar es aún más impresionante cuando se contempla en directo. (Photo: PARADORES)

Frente a las Casas Colgadas, el Parador de Cuenca inaugurado en 1993 se construyó en el siglo XVI como convento dominico de San Pablo, que da nombre al puente de hierro que lo une con el casco antiguo de la ciudad. Enclavado en lo alto de un escarpado promontorio de roca, sus vistas a la garganta con las huertas que se abren paso entre pinos y encinas son impactantes. Un escenario soberbio para un menú irrepetible.

Los dos chefs contemplan el mural que refleja las influencias de la cocina de Maldonado. (Photo: PARADORES)
Los dos chefs contemplan el mural que refleja las influencias de la cocina de Maldonado. (Photo: PARADORES)

“Somos cordura y locura, por eso va a ser un boom esta colaboración. Somos de sabores que han estado con nosotros toda la vida, potentes y muy característicos de nuestra tierra, a los que queremos dar el valor que tienen”, dice Carlos, quien en sus aperitivos Premium hará un creativo despliegue por las raíces de la tierra de la que se siente tan orgulloso. Por supuesto, habrá también un hueco para homenajear ese plato que contribuyó a cambiarle la vida para que se pudiera dedicar profesionalmente a la cocina. Esta vez, el famoso bacalao de Masterchef ha evolucionado y se presenta como un involtini con sus propias pieles y dashi de sus callos, que Maldonado borda. Así como un rabo de vaca con sus tendones y lácteos.

Miguel Ángel Martínez en el antiguo refectorio del convento, que hoy es la sala. (Photo: PARADORES)
Miguel Ángel Martínez en el antiguo refectorio del convento, que hoy es la sala. (Photo: PARADORES)

“El hilo conductor va a ser el entorno y el kilómetro cero, que es justo la filosofía de Paradores. Algo de caza vamos a usar, porque Cuenca es una importante zona cinegética”, desvela Miguel Ángel Martínez. El tartar de ciervo de la Serranía con pistachos manchegos y ajo de Las Pedroñeras no puede faltar; tampoco las gachas actualizadas o el cordero al que el chef de este Parador es fiel.

Carlos Maldonado y Miguel Ángel Martínez frente al Tajo a su paso por Talavera de la Reina, donde se ubica ‘Raíces’. (Photo: PARADORES)
Carlos Maldonado y Miguel Ángel Martínez frente al Tajo a su paso por Talavera de la Reina, donde se ubica ‘Raíces’. (Photo: PARADORES)

Entre los postres, las ‘Chuches’ que Maldonado ideó pensando en su hijo y en recuperar esa ilusión infantil que brota en los adultos cuando les pones delante un plato tan evocador a la vez que rompedor. El premiado helado de queso manchego de Martínez también estará presente, con chocolate de la abadía de Jábaga y miel de La Alcarria.

El chef de Cuenca en el claustro acristalado del Parador que se construyó en el XVI. (Photo: PARADORES)
El chef de Cuenca en el claustro acristalado del Parador que se construyó en el XVI. (Photo: PARADORES)

Otro elemento importante es la vajilla, pues Carlos Maldonado ha nacido en uno de los lugares con más tradición y proyección alfarera de España. Sus platos van ligados irremediablemente a esa artesanía tan suya. “Estoy tan ilusionado que voy a llevar mi vajilla de barro, con piezas de Talavera y Puente del Arzobispo, porque es parte sustancial de mis platos. Además, Miguel Ángel es hijo de alfarero y entiende muy bien esa intersección de cerámica y cocina, de trabajar con las manos, de crear. Los dos hemos trabajo el barro de pequeños. Otra cosa más que nos une”. Un tándem excelente para garantizar una cena exitosa en Cuenca.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TERRITORIO PARADORES

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente