3 razones que explican por qué el PP no va a perder votos con escándalo de Fernández Díaz

Gürtel, Púnica, Bárcenas, Operación Taula, Soria en los Papeles de Panamá… ¿Te suenan? Todos son escándalos que de una u otra forma han ido salpicando al PP estos últimos años, pero que en ningún momento han conseguido apear a Mariano Rajoy del poder. No es poca la gente que se pregunta por qué este tipo de noticias no se traslada a las urnas en la misma magnitud con la que resuena en los medios.

Este miércoles hemos tenido la última: la supuesta conspiración de Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior, para hundir políticamente a diferentes líderes independentistas catalanes, en unas grabaciones publicadas por el Diario Público que han reventado la campaña electoral del 26J. ¿Reventarán la victoria del PP?

No lo parece, en este caso particular, por tres razones de peso:

1/ La víctima de la conspiración es un ‘enemigo’

Si hay algo que realmente molesta a muchos votantes del PP (y a muchos no votantes) es que se toque la unidad de España con el ascenso del independentismo en Cataluña. Rajoy se cerró en banda con este asunto hace ya mucho tiempo y, apelando al interés nacional, echó gasolina a un conflicto con la ayuda y complicidad del otro bando, radicalizó las posturas y entre todos provocaron un conflicto nacional que se trasladó a la calle y que ha generado odio entre unos y otros. Que el Ministro de Interior conspire puede condenarte, pero si se conspira contra un independentista catalán quizás no esté tan mal visto entre los suyos, e incluso se aplauda. Si el afectado hubiera sido Pedro Sánchez, por ejemplo, o Albert Rivera, sería bien distinto. Piensa en una conversación de bar y lo entenderás.

2/ La gestión de las expectativas corre a favor del PP

Es muy sencillo explicarla. En materia de corrupción, del PP se ha perdido el efecto sorpresa a nivel informativo, después de todo lo que ha ocurrido en estos últimos años. La Gürtel y los Papeles de Bárcenas probablemente hicieran mucho daño a Rajoy en su momento, pero cada escándalo en el tiempo produce un menor efecto en la opinión pública por una magnitud muy importante: la repetición. De la misma manera que el 10º atentado en Irak o la 10ª tragedia de los refugiados llama menos la atención que la 1ª, aquí ocurre lo mismo: la opinión pública se anestesia. Es ahí cuando entra el factor de la expectativa: que saltara un escándalo en Podemos o Ciudadanos ahora mismo tendría mucho mayor impacto en las urnas que si lo hace en el PP, o incluso en el PSOE, porque tienen más recorrido. A mayor normalidad, menor impacto, menos daño en las urnas.

3/ El electorado no siente que le afecte en su día a día

¿Alguna vez has escuchado eso de “por un poco que roben no pasa nada” o “prefiero que sean corruptos y sepan gobernar”? Hay gente que piensa así, todos lo sabemos. Pues es un poco parecido. La mayor parte del electorado no piensa que una revelación de este tipo tenga algún tipo de incidencia en su vida. La supuesta conspiración es sobre políticos catalanes que a muchos ni les va ni les viene, al igual que la Operación Púnica o, si apuramos, para algunos, los papeles de Bárcenas. Es ese punto un poco egoista que nos caracteriza y que suele hacer prevalecer nuestros intereses sobre el bien común, Por esta misma razón es por la que a Pablo Iglesias le resulta mucho más efectivo hoy atacar al PP con las puertas giratorias que con los Papeles de Bárcenas: porque las primeras se relacionan con la factura de la luz que se paga del bolsillo todos los meses, y ese ‘dolor’ se visualiza mucho mejor que un escándalo de efectos más abstractos.

Hay otros aspectos también claves, como el hecho de que el PP sea muchas veces capaz de darle la vuelta a la tortilla, como en esta ocasión, donde han convertido el debate hacia por qué estas grabaciones de hace 2 años salen a la luz a solo 4 días elecciones,

El caso es que los propios simpatizantes del PP saben que todo va a seguir como está: no hay más que ver las encuestas de tertulias como las de 13TV, cuya audiencia (de derechas) fue preguntada con esta misma cuestión y, como se puede comprobar en la imagen, lo tiene bastante claro. Todo sigue igual.