3 dietas alternativas (y anticáncer) que no deberías seguir

Los expertos aseguran que carecen de “fundamentos científicos” y desmitifican la idea de que la comida cura

Más que creer a pies juntillas en los <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/que-superalimentos-comer-para-evitar-chirridos-chasquidos-o-crujidos-092720970.html?guccounter=1" data-ylk="slk:superalimentos;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">superalimentos</a> lo que tienes que intentar es realizar elecciones más saludables con mayor frecuencia, que te ayuden a mantener un peso adecudado. (Foto: Getty)
Más que creer a pies juntillas en los superalimentos lo que tienes que intentar es realizar elecciones más saludables con mayor frecuencia, que te ayuden a mantener un peso adecudado. (Foto: Getty)

La relación entre la alimentación y el riesgo de desarrollo de tumores nos ha llevado a clasificar los alimentos en buenos y malos generando una encarnizada batalla contra los cancerígenos y haciéndonos creer que si los evitamos no enfermaremos.

Según los datos aportados en diferentes estudios y manejando cifras internacionales, alrededor del 50 por ciento de las personas que padecen un tumor recurre a dietas alternativas, que son todas aquellas que se salen de una supervisión por parte de la Medicina convencional y que “carecen de evidencia científica consolidada”.

Ante esta situación, las Sociedades Científicas de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE) y la de Oncología Radioterápica (SEOR) alzan la voz para erradicar dichas dietas, “sin fundamento ni supervisión médica”, a las que recurren numerosos pacientes para evitar el cáncer o una vez que lo padecen.

<strong>Hacer que tus comidas sean más coloridas</strong> también es una buena forma de incorporar alimentos anticáncer a la dieta. (Foto: Getty)
Hacer que tus comidas sean más coloridas también es una buena forma de incorporar alimentos anticáncer a la dieta. (Foto: Getty)

Entre las dietas más frecuentes figuran la cetogénica, la alcalina y la baja en calorías, entre otras, según han denunciado los expertos. Con respecto a la primera, se ha asegurado que seguirla mejora los resultados de un tratamiento contra el cáncer. Un matiz importante porque quiere decir que podría ayudar pero nunca prevenir (por sí sola) o sustituir el tratamiento médico. La segunda he hecho correr ríos de tinta, y la tercera es quizás la menos dañiñas, pero también rechazada por el colectivo médico.

Resultado de imagen de dieta c&#xe1;ncer getty
Deja que sea el especialista el que te oriente sobre lo que debes comer en función de tu estado de salud y demás condicionantes. (Foto: Getty)

En el otro lado de la balanza, están quienes defienden con pasión la teoría de que la comida puede ayudar a prevenir el cáncer como el doctor José Ramón Germà Lluch, testigo y protagonista de los enormes avances en la investigación, el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes con cáncer durante las últimas cuatro décadas. Lluch ha probado los beneficios de estas sencillas siete pautas que podemos aplicar fácilmente en nuestro día a día, y que reducen (en un 40 por ciento) la posibilidad de padecerlo.

¿En qué lado estás: crees que la comida puede reducir el riesgo de cáncer?

También puede interesarte:

¿Puede la comida (sana) librarte del cáncer?

Verdades como puños: cuando el cáncer no se cura

Los factores ambientales detrás del cáncer de mama

La inmunonutrición o cómo las pequeñas decisiones que tomas cada día influyen en tu salud

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente