Hay 28 millones de personas en régimen de esclavitud en el mundo, según la OIT

Una de cada cada 150 personas en el mundo es esclava, según la Organización Internacional del Trabajo.

En total, cerca de 28 millones. La mitad de ellas son obligadas a trabajar contra su voluntad, y una de cada ocho son niños.

Entre las tareas domésticas y la prostitución

Las mujeres tienden a estar atrapadas en las tareas domésticas, y los hombres en el sector de la construcción. La explotación sexual abarca más de la mitad de estas situaciones de trabajo forzado.

Sometidos a una deuda eterna, aislados y víctimas de violencia física y psicológica, estos esclavos del siglo XXI lo tienen muy complicado para poder escapar, especialmente si son inmigrantes.

La OIT asegura que más de la mitad de estos casos tienen lugar en países con ingresos altos y medios.

Los matrimonios forzados con menores

Una forma menos conocida de esclavitud moderna es la de los matrimonios forzados, una especie de cadena perpetua. Las más expuestas a sufrirlo son las niñas de países pobres. Dos tercios de las víctimas son mujeres, entre ellas, tres cuartos son menores de quince años.

¿Hasta cuándo?

La OIT mantiene que tenemos las herramientas para acabar con esta lacra. Aunque otros problemas mundiales, véanse guerras, pandemias y pobreza, ralentizan su aplicación.

Las actitudes de patriarcado extremo y la estigmatización de las relaciones sexuales harán que e fin del tráfico sexual y los matrimonios impuestos lleve aún mucho tiempo.

La región de Asia Pacífico tiene el mayor número de personas en trabajo forzado, más de quince millones. Los países árabes, la mayor proporción, 5,5 por cada mil habitantes.

Naciones Unidas se ha propuesto el ambicioso objetivo de acabar con estas formas de esclavitud para el año 2030.