Los 27 cerrarán mañana las condiciones para las ayudas a las redes europeas de transporte a partir de 2014

BRUSELAS, 6 (EUROPA PRESS)

Los ministros de Transporte de los Veintisiete prevén cerrar este jueves en Luxemburgo las condiciones y los procedimientos a seguir para poder recibir ayudas comunitarias a partir de 2014 para contribuir a financiar las redes transfronterizas de transportes, proyectos de interconexiones energéticas y de telecomunicaciones.

La Comisión Europea ha propuesto destinar un total de 50.000 millones de euros para contribuir a financiar estos proyectos entre 2014 y 2020, aunque la dotación final del Mecanismo para la Interconexión de Europa como se conoce a nuevo mecanismo de ayudas comunitarias no podrán cerrarla los Veintisiete hasta que concluyan las negociaciones con el Parlamento Europeo sobre el presupuesto multianual para dicho periodo, hacia finales de 2013.

Bruselas prevé destinar de esta partida unos 31.700 millones (que incluirían 10.000 millones del presupuesto de los fondos de cohesión) para financiar las redes transeuropeas de transporte, entre ellas el Corredor Mediterráneo o el eje Atlántico, que ya han sido incluidos en la nueva lista de proyectos que recibirán más ayudas, aunque éstas no se concretarán este jueves, según han avanzado fuentes diplomáticas. Otros 9.700 millones de euros irían para las redes energéticas y los otros 9.700 millones para las infraestructuras de telecomunicaciones.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, defendió el pasado mes de marzo ante el resto de socios y el Ejecutivo comunitario la necesidad de incluir entre las redes prioritarias que se beneficiarán de más ayudas el Corredor Ferroviario Central que conectará España y Francia a través de un túnel en el centro de los Pirineos. Bruselas lo rechazó porque insiste en que el proyecto no estará completado para 2030 como se exige al resto de proyectos prioritarios, una de las principales condiciones para recibir ayudas europeas.

Es decir que a partir de 2014 no se financiarán ya en teoría proyectos cerrados "a nivel político" sino proyectos que estén respaldados por "un estudio técnico" que incluya entre otros análisis sobre el flujo del tráfico, según fuentes diplomáticas.

A pesar de este rechazo, el Gobierno español está "especialmente satisfecho" de que el Ejecutivo comunitario acepte cofinanciar hasta el 40% de los proyectos de interoperabilidad ferrorivaria por ejemplo para contribuir a soluciones para los distintos anchos de vía, así como por las ayudas previstas para señalizaciones ferroviarias en el marco del Sistema Europeo de Gestión del Tráfico Ferroviario, que fue puesto en marcha en España de forma "pionera", según han explicado fuentes diplomáticas.

Además, la lista de los proyectos prioritarios pactados por los Veintisiete el pasado mes de marzo es una lista "indicativa" que "no presume las prioridades de financiación de los Estados miembros", según esgrimen las fuentes que insisten en que hay posibilidades "abiertas" para que el Eje central. "Las posibilidades están siempre abiertas", han recalcado las mismas fuentes.

Al margen de los diez proyectos prioritarios, Bruselas también propone destinar ayudas, aunque de menor cuantía, para contribuir a financiar otros tramos de la red básica de transportes europea de interés para España como son los tramos entre Madrid y Galicia y entre Madrid y Asturias, además del Corredor Cantábrico, que unirá Teruel con Zaragoza y la Y-Vasca.

España aspira a mantenerse como el principal beneficiario de ayudas europeas para proyectos de transporte en el periodo 2014-2020 porque tiene proyectos "suficientemente maduros" para poder realizarse en este periodo, según fuentes diplomáticas. España recibirá unos 700 millones de euros entre 2007 y 2013, es decir el 9% de los 8.000 millones disponibles en total, lo que le sitúa como el principal beneficiario.

Los Veintisiete también esperan cerrar el reglamento para explotar los sistemas de navegación por satélite Galileo y EGNOS, a los que la Comisión propone apoyar con 7.900 millones de euros entre 2014 y 2020.

Por otra parte, los Veintisiete intentarán cerrar un acuerdo sobre la propuesta de normativa comunitaria que introduce normas y procedimientos para controlar el ruido en los aeropuertos de la UE, restringiendo para ello determinados vuelos y que sólo se aplicarían a las terminales con más de 50.000 vuelos al año.

Los únicos aeropuertos en España que ya están sujetos a normas de control de ruido son los de Madrid y Barcelona, pero la normativa propuesta también cubriría en el futuro los aeropuertos de Palma de Mallorca, Tenerife Sur, Gran Canaria, Valencia, Alicante Málaga y Sevilla, según fuentes diplomáticas.

PUBLICIDAD