25 años de obras en la Autovía del Duero, 10.000 vehículos diarios la esperan

·4 min de lectura

Zamora, 9 ene (EFE).- Fue en 1997 cuando se licitó el primer tramo de obras de transformación de la carretera Nacional 122 en la Autovía del Duero (A-11), una infraestructura de la que falta más de la mitad de su trazado por construir y que esperan 10.000 vehículos que pasan a diario por los tramos aún no desdoblados y sin obras.

Esa autovía que se demora desde hace veinticinco años no sólo vertebra de este a oeste la comunidad autónoma más extensa, Castilla y León, sino que además parte de su trazado constituye la principal ruta de comunicación para el transporte por carretera entre Francia y el Norte de Portugal.

Pese a ello, la alternativa de la A-11 para aliviar de tráfico la N-122 avanza con una flema que consume la paciencia de los municipios afectados y de las plataformas creadas en las distintas provincias que reivindican la construcción de la autovía.

De su necesidad dan cuenta tanto los datos de siniestralidad y puntos negros de la carretera en los tramos que no se ha construido la autovía, que la convierten en una de las más peligrosas de España, como las cifras de aforo de una vía cada vez más utilizada por camiones y vehículos pesados.

En el año 2021, según datos recopilados hasta diciembre por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), a los que ha tenido acceso Efe, el control de aforos en cuatro puntos de los tramos no desdoblados de la N-122 sumaba 9.956 vehículos de media diaria.

En esas estaciones de medición, situadas en los kilómetros 212 (tramo Soria-El Burgo de Osma), 309 (tramo Tudela de Duero-Peñafiel), 495 y 538 (ambos en el tramo Zamora-frontera con Portugal), los lunes se llegaba a los 11.207 vehículos de media diaria.

Un año antes, en 2020, pese a la pandemia y las restricciones de movilidad, circularon por esos mismos puntos de la N-122 entre Soria y la frontera de Zamora con Portugal 9.014 vehículos y si se suman los datos de otras cuatro estaciones de medición de aforo situadas en esos tramos y en el de El Burgo de Osma-Aranda de Duero se alcanzaron los 25.017 vehículos entre todas ellas.

En esos ocho puntos de control de la N-122 (ubicados en los kilómetros 161, 212, 220, 259, 309, 466, 495 y 538) en un año sin pandemia como 2019 se llegaron a los 31.703 vehículos diarios y en 2018 a los 31.104, según los datos del Mitma.

Todo el trazado de la Autovía del Duero entre Soria y la frontera con Portugal, excluido el tramo Valladolid-Tordesillas compartido con la Autovía de Castilla, suma 350 kilómetros, de los que 135 están en servicio, 60 en obras y los 155 restantes en fase de licitación de obras o de redacción de proyectos.

Sin máquinas a la vista se encuentran el tramo soriano Los Rábanos-La Mallona, el que comunica la localidad soriana de Langa de Duero con la burgalesa de Aranda de Duero, el que transcurre entre Aranda de Duero y el municipio vallisoletano de Quintanilla de Arriba y los cuatro tramos entre la ciudad de Zamora y la frontera con Portugal.

Todos ellos, a excepción de los dos más cercanos a la frontera con Portugal, tienen cantidades testimoniales de 100.000 euros cada uno en los Presupuestos Generales del Estado de 2022, y además existe la amenaza de que pueda caducar la Declaración de Impacto Ambiental en los tramos zamoranos y en el Aranda-Quintanilla.

Mejor suerte corren los trazados de la Autovía del Duero dentro de la provincia de Valladolid entre Quintanilla de Arriba, Olivares de Duero y Tudela de Duero, con partidas que suman 80 millones de euros, de los 103 millones que los PGE de 2022 destinan a la A-11.

Aún así, los presupuestos no son una garantía fiable, según ha puesto de relieve la coordinadora que reclama la A-11 entre Zamora y la frontera con Portugal, que ha recordado que los PGE han sumado 22 millones de euros desde 2005 para ese tramo de la A-11 sin que haya aún ni un kilómetro en obras.

Uno de los portavoces de esa coordinadora y gerente de la asociación Zamora10, Francisco Prieto, ha advertido a Efe de que esta infraestructura es "imprescindible" tanto por la siniestralidad de la N-122 como por la oportunidad comercial y turística que supone el eje viario que comunica el puerto de Oporto con el resto de Europa.

Alberto Ferreras

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente