Las sexistas medidas de una prestigiosa universidad en Colombia

Por: Carolina Lancheros/Especial para Yahoo 

La semana pasada, una polémica sobre machismo, acoso sexual y discriminación contra la mujer se desató en Colombia después de que las autoridades de una universidad, clasificada en ránquines como la primera privada del departamento de Antioquia, publicara un comunicado sugiriendo un código de vestido para sus estudiantes.

 

Lo que generó indignación fue que en el texto, titulado ‘¿Cómo vestirse para ir a la Universidad?’ la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), con sede en Medellín, sugiriera a las mujeres “evitar escotes profundos, faldas cortas o ropa muy ajustada al cuerpo” y que se le atribuyera a su forma de vestir la responsabilidad de la concentración de los hombres. “Trata de usar ropa discreta, no hay nada más incómodo que distraer la atención de tus compañeros de clase y profesores”, señalaba el comunicado que fue retirado de la web de la institución una vez se avivó el debate.

Tan pronto se conoció, se generó una campaña en redes sociales que invitaba a rechazar la medida, que muchos calificaron de machista y discriminatoria. Y así, con el hashtag “#UPBenfalda”, lograron que hombres y mujeres, estudiantes y profesores, llegaran el jueves a la universidad vistiendo faldas en señal de rechazo.

“Este episodio nos recuerda que en la sociedad seguimos pensando que las culpables de las violaciones y de los acosos son las mujeres, que no son los hombres quienes tienen que regular sus comportamientos para acabar con el acoso, sino que las mujeres deben andar recatadas para no provocar a los hombres”, señala Rodrigo Sandoval, encargado del proyecto de masculinidades de la Secretaría de la Mujer en Bogotá, quien destacó la acción pedagógica de los estudiantes al irse en falda e hizo un llamado a los exalumnos de la institución a pronunciarse al respecto.

Para él, “es vergonzoso lo que pasó, sobre todo porque el mensaje exculpa de entrada a los hombres si algo les llega a pasar a las mujeres, y los pone a ellos como las víctimas”.
La publicación de la UPB se dio después de conocerse la denuncia de una estudiante ante la rectoría luego de que un compañero le alzara la falda, dejando al descubierto su ropa interior, y la hiciera caer, como se puede ver en un video que circuló también en redes sociales.

A raíz de este acto descarado e irrespetuoso contra la mujer, la #UPB prohíbe las minifaldas.
No hay sanción para el agresor.#FelizViernes @soydeituango @MartinezVox @DUNELLAMAYA @Viviangel16 @Mariapiedadaran @luisyepesb @Fannygonzalezt pic.twitter.com/pS71FMTADp

— PensandoEnAntioquia (@genteconvos) 9 de febrero de 2018

Si bien la universidad señaló que está tomando las medidas sancionatorias para los que participaron en ese hecho y no reconoce la relación directa entre la denuncia y la publicación de las polémicas recomendaciones, se trata al menos de una casualidad que calentó los ánimos. “Debería ser claro que cada quien se viste como le da la gana y eso no es una invitación al acoso, a la violación, o una intención de distraer a nadie. Es ridículo lo que la Universidad les dice a sus estudiantes”, señala Sandoval, experto en género.

Al respecto, la Universidad –creada por la Iglesia Católica y cuya consigna es la formación integral para la transformación social y humana– señaló, a través de un comunicado, que “no pretende condicionar algún código de vestuario” y ofreció disculpas “si en algún momento el texto afectó a alguien por la interpretación que se le diera”.

Sin embargo, la misma universidad había sido objeto de otra polémica en el 2009 tras publicar carteles en los que invitaba a sus estudiantes a estar alertas y a evitar conductas como el homosexualismo, la promiscuidad, el satanismo, la magia negra, el alcoholismo y la drogadicción, “en un mismo paquete de cosas que no tenían que ver las unas con las otras”, recuerda Sandoval.

Twitter