Más de 22 millones de bebés no fueron vacunados contra el sarampión en 2020

·3 min de lectura
Bebé. (Photo: EFE)
Bebé. (Photo: EFE)

El número de niños que no recibieron la vacuna contra el sarampión registró el año pasado el mayor incremento de las últimas dos décadas, reveló hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe dedicado al estado actual de la lucha contra esta enfermedad altamente infecciosa y de la que se han registrado brotes importantes en Europa en los últimos años.

Esto implica que más de 22 millones de niños no recibieron la primera dosis de esta vacuna, 3 millones más con respecto a 2019, lo que según la Organización crea las condiciones para que ocurran nuevos y graves brotes.

De los niños en edad de estar totalmente protegidos (entre los 4 y 6 años), solo un 70% recibieron la segunda, frente al 95% que los expertos estiman necesario para contener la propagación de un enfermedad que es una de las principales causas de muerte entre niños pequeños, subraya el informe elaborado en colaboración con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés).

Esto ha implicado casi retroceder a los mismos niveles de inmunización en los que se estaba ha principios de este siglo.

Por otra parte, el número de casos notificados de sarampión en 2020 se redujo en 80%, lo que los expertos atribuyen a un deterioro de la vigilancia epidemiológica como consecuencia de la crisis sanitaria causada por la covid-19.

Esto ha quedado en evidencia con la reducción del número de muestras enviadas a los laboratorios, que ha sido el más bajo de los últimos diez años.

“Aunque los casos reportados de sarampión cayeron en 2020, los evidencia indica que lo que estamos viendo es algo así como la calma que precede la tormenta”, comentó la directora del Departamento de Inmunizaciones de la OMS, Kate O’Brien.

La experta señaló que es urgente que los países vacunen lo antes posible contra el covid-19, pero esto requiere nuevos recursos para que esto no ocurra a costa de otros programas de inmunización esenciales.

De lo contrario, “corremos el riesgo de cambiar una enfermedad mortal por otra”, añadió O’Brien.

El Director de Inmunización de los CDC, Kevin Cain, dijo que entre el gran número de niños no vacunados, los brotes de sarampión y los recursos para la detección y el diagnóstico de la enfermedad desviados a la pandemia “aumenta la probabilidad de muertes y complicaciones graves relacionadas con el sarampión en los niños”.

Agregó que es urgente reforzar la vigilancia y cerrar las brechas de inmunidad antes de que los viajes retornen a los niveles previos a la pandemia.

Los esfuerzos para contener la propagación de la covid-19 forzaron a posponer 24 campañas de vacunación contra el sarampión en 23 países, previstas para 2020, y dirigidas a 93 millones de personas.

El sarampión es uno de los virus humanos más contagiosos del mundo, pero es posible frenarlo casi por completo con la vacunación, que se estima ha evitado más de 30 millones de muertes en todo el mundo en los últimos veinte años.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente