1 / 20

Las imágenes enterradas de un fotógrafo judío

Niños que están siendo transportados al campo de concentración de Kulmhof, en 1942 (Henryk Ross).

20 fotos que enterró un fotógrafo judío para que los nazis no las encontraran

Henryk Ross era un fotógrafo de noticias y deportes en Lodz (Polonia) hasta que la II Guerra Mundial lo cambió todo. Cuando las fuerzas alemanas invadieron su ciudad se tuvo que ganar la vida tomando fotos identificativas para el departamento de estadística nazi. Pero también arriesgaba su seguridad documentando en secreto la vida de sus paisanos en el gueto, lo que incluía escenas de deportación de sus residentes a los campos de concentración.

Temeroso de los riesgos que estaba corriendo, en 1944 decidió enterrar las imágenes en el suelo cerca de su casa, en una caja sellada con alquitrán, esperando que cuando terminara el conflicto pudiera rescatarlas y se convirtieran en testimonio de lo que habían sufrido los ciudadanos.

En 1945, tras la liberación de Lodz, Ross desenterró las capturas, aunque muchas de ellas habían resultado dañadas por el agua. El resto son un alegato para las futuras generaciones del drama que se vivió en estos años que se pueden contemplar en la Galería de Arte de Ontario, donde sirven como homenaje a las víctimas de este genocidio.

Relacionado: Fotos de la II Guerra Mundial que probablemente no has visto nunca

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines