Las 12 aventuras irreductibles de Astérix y Obélix

Madrid, 24 mar (EFE).- Elegir cuáles son las mejores historias de Asterix y Obélix es casi más difícil que contestar a quién quieres más, al abuelo o a la abuela; lo es por el gran número de aventuras que han vivido (38), y porque en cada una de ellas se ha quedado una fracción de nuestra sonrisa.

Pero si de lo que se trata hoy es de homenajear al dibujante Albert Uderzo quien, junto al guionista René Goscinny, dio vida a la irreductible aldea gala, vamos a elegir doce, porque doce fueron las pruebas que sus protagonistas tuvieron que pasar en la primera producción cinematográfica - y la más exitosa- creada por ambos en los Studios Idéfix, creados por los dos en 1974 para llevar a la gran pantalla sus creaciones de papel.

1.- "Astérix el galo" (1959):

Con esta historia Uderzo y Goscinny se dieron a conocer al gran público a través de la revista francesa Pilote, donde salió publicada esta primera aventura, convertida en 1961 en álbum. En ella, ambos nos presentan a personajes y elementos de lo que será la saga, aunque es cierto que no es hasta bien pasados algunos números, cuando toma cuerpo la historia.

2. - Astérix y Cleopatra (1965):

Casi por unanimidad, esta es una de las mejores historias de Astérix porque en ella los galos viajan al antiguo Egipto y nos ponen ante nuestro ojos una parodia de los platós de Hollywood de aquellos años. En estas páginas nos presentan a una Cleopatra que se apuesta con Julio César que construirá un palacio en un tiempo récord para mostrar la grandeza del pueblo egipcio. Una historia que inspiró a la que es posiblemente la mejor película no animada dirigida por Uderzo y Goscinny (1968).

3.- La Vuelta a la Galia (1965) -

En esta aventura Uderzo muestra ya una clara evolución de los personajes, por lo que se puede considerar la primera de la historias modernas de la cabecera. En esta entrega, y antes de que esta maravillosa pareja se ponga a viajar por el mundo, Goscinny decidió que recorrieran su propia tierra.

4.- El combate de los jefes (1966)

En el séptimo cómic de la saga de Astérix y Obélix sus protagonistas se enfrentan a una de las situaciones más peligrosas para la aldea gala, ya que el druida Panorámix pierde la cabeza y la razón, lo que le lleva a olvidar la poción mágica. Toda una aventura que nos mantuvo en alerta porque '¡por tutatis!', ¿qué haría el pequeño héroe sin este brebaje?

5.- Asterix Legionario (1967)

Demostrando que en este punto del planeta todo es posible, en esta entrega Astérix se recluta en la legión romana para salvar a Tragicómix, el novio de Falbalá, de quien Obélix está enamorado hasta las cejas. Una historia donde ambos autores ponen de relieve la gran amistad entre esta pareja inseparable.

6.- Astérix en Hispania (1969)

Y llegamos a España, o más bien Hispania. Aunque lleno de topicazos, este tomo necesita estar en esta lista por lo que nos toca. Si bien nos queda muy lejos el análisis que Uderzo y Goscinny hacen de nosotros, nos ponen de manifiesto lo importante que es reírse de uno mismo, algo que manejaron de maravilla durante su existencia.

7.- Astérix y los Juegos Olímpicos (1968)

¿Quién no recuerda esta entrega? Quizá una de las más leídas de toda la saga, tanto por los seguidores acérrimos como por los eventuales. Y lo es porque en ella el humor es la clave para darnos su visión sobre esta competición internacional. Además, fue la tercera entrega de las adaptaciones de los cómics de Goscinny y Uderzo en imagen real.

8.- La Cizaña (1970)

Elegimos este cómic porque en él nos presentan al que es uno de los personajes más terribles, Detritux, quien ayuda a Julio César a intentar vencer a los galos no por la fuerza, sino infiltrándose en ellos para provocar el caos. Una estrategia de meter cizaña que no le saldrá bien porque el ambiente de amistad y camaradería que reina entre ellos podrá con cualquier estratagema maligna.

9.- La residencia de los Dioses (1971)

Si a Uderzo y Goscinny hay que reconocerles algo es su afán por conectar con la actualidad a todos sus personajes y a la narración, no hay más que verlo en protagonistas como Idefix, el pequeño perro de Obélix que sufre con cada tala de un árbol. Pues bien, en este cómic ponen de relieve otra máxima para algunos gobiernos: si no puedes vencer a tu enemigo, colonízalo. Y es lo que hace César, quien levanta una urbanización de lujo entorno a la aldea.

10.- El Adivino (1972)

Este cómic es un claro ejemplo de cómo la pareja de artistas utilizó también a estos personajes y sus historias para hacer homenajes personales a artistas de otra época. Si destacamos este es por el homenaje a "La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp", el primer retrato de grupo realizado por el pintor neerlandés Rembrandt en 1632.

11.- Obélix y Compañía (1976)

En el que es el penúltimo álbum realizado por ambos -Goscinny falleció en 1977 mientras hacían el que será el último de la serie "Astérix en Bélgica" y Uderzo cayó en la devastación- sus personajes nos enseñan economía y nos explican la ley de la oferta y la demanda así como su importancia en el comercio a través de la cotización de los menhires que comercializa Obélix.

12.- Astérix en Italia (2017)

Elegir éste cómic solo es por un motivo: por el testigo que Uderzo y Goscinny pasaron a los autores que desde 2013 están encargados de dar vida a la aldea gala, Jean-Yves Ferri (guionista) y Didier Conrad (dibujante). Un álbum este, el tercero de los cuatro que llevan, en el que los dos protagonistas se enfrentan en una carrera de cuádrigas a un tal Coronavirus (y ya saben el porqué de la elección). Un personaje enmascarado que, a punto de ganarles la partida, termina por sufrir un accidente a escasos metros de la meta, favoreciendo finalmente la eterna victoria de los galos.

Por Pilar Martín.

(c) Agencia EFE