1.600 militares españoles están hoy bajo bandera de la OTAN, más del doble que hace seis meses

·5 min de lectura
Un piloto español se prepara para despegar en una patrulla de la OTAN, en la Base de Torrejón de Ardoz (Madrid), en una imagen de archivo. (Photo: Horacio Villalobos via Getty Images)
Un piloto español se prepara para despegar en una patrulla de la OTAN, en la Base de Torrejón de Ardoz (Madrid), en una imagen de archivo. (Photo: Horacio Villalobos via Getty Images)

Un piloto español se prepara para despegar en una patrulla de la OTAN, en la Base de Torrejón de Ardoz (Madrid), en una imagen de archivo.  (Photo: Horacio Villalobos via Getty Images)

Más de 1.600 hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas españolas están actualmente desplegados bajo bandera de la OTAN -más del doble que en enero-, en seis misiones internacionales en las que España participa, además, con medios materiales como aviones, buques, helicópteros y carros de combate.

Desde que España ingresó en la OTAN el 30 de mayo de 1992 -aunque no sería hasta 1999 cuando se incorporó a la estructura militar integrada- las Fuerzas Armadas Españolas han contribuido con medios y con efectivos a las principales misiones en Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Libia, Golfo de Adén y el Cuerno de África o Afganistán, entre otras, siempre con más tropas y medios de los que proporcionalmente le correspondería.

En 40 años España ha participado en 22 operaciones aliadas en todo el mundo en las que han prestado servicio más de 125.000 militares españoles, de los que 119 han fallecido, la mayoría de ellos en Afganistán.

Nuestro país va aumentando sus aportaciones a operaciones de la Alianza Atlántica conforme surgen nuevas necesidades: ha pasado de 685 efectivos en enero a los más de 1.600 actuales, lo que supone más del doble en seis meses, según fuentes militares.

Aunque la directiva de política de defensa establece que hay que intentar mantener un equilibrio entre los efectivos que se aportan a misiones de la ONU, la UE y la OTAN, la balanza está claramente desequilibrada al poner en estos momentos todo el peso en la Alianza Atlántica, señalan las fuentes.

La primera: vigilar el embargo marítimo a Yugoslavia 

En 1993 España participa por primera vez en una misión de la OTAN, la Sharp Guard, para vigilar el embargo marítimo contra la antigua Yugoslavia.

Un año después el Ejército del Aire entra en operaciones militares para impedir que los aviones participen en la guerra de Bosnia-Herzegovina.

También fue en ese conflicto en el que los militares españoles de Tierra intervienen en misiones de la Alianza, en la denominada IFOR (1995), que tenía como objetivo vigilar el cumplimiento de los Acuerdos de Dayton, para poner fin al conflicto.

Seis misiones actuales

Actualmente España está presente en seis misiones (navales, aéreas y terrestres) a las que contribuye con más de 1.600 militares.

Letonia: 600 militares frente al desafío ruso

La misión más numerosa es la denominada Presencia Avanzada Reforzada en Letonia, en la que España tiene desplegados 600 militares que forman parte del batallón multinacional de la OTAN como instrumento de disuasión frente al desafío ruso.

Contribuye también con carros de combate ‘Leopardo 2 E’ y vehículos de combate de Infantería ‘Pizarro’, siendo la primera vez que nuestro país despliega este tipo de capacidades en el exterior.
Además, aporta otros medios mecanizados como el transporte oruga acorazado M-113, morteros pesados, vehículos de combate de Zapadores y misiles contra carro ‘Spike’.

Hace poco se han incorporado 100 nuevos militares que se harán cargo de la batería de seis misiles antiaéreos que España enviará próximamente a la zona.

Lituania: vigilando los cielos de intrusos rusos 

El 1 de abril de este año ocho aviones de combate F-18 y 140 militares del Ejército del Aire iniciaron su misión de policía aérea en la base de Siauliai en Lituania con el objetivo de vigilar la intrusión de aeronaves rusas en el espacio aéreo de la OTAN.

Se trata del destacamento Aéreo Táctico Vilkas (Lobo en lituano), que forma parte de la misión de alerta de reacción rápida integrada en la Policía Aérea en el Báltico (BAP, por sus siglas en inglés) que finalizará su servicios el próximo 1 de agosto.

Entre el 22 de agosto y el 12 de septiembre está previsto el despliegue de cuatro F-18 en Amari (Estonia) en apoyo del destacamento aéreo alemán en dicho país.

Grupos navales permanentes

Estas fuerzas son las primeras que se activan, incluso antes de que se declare una crisis, e incluyen dos grupos de escoltas y dos de cazaminas, que actúan en el Mediterráneo, Mar Negro, Báltico, Flanco Norte, Corredor Sur (del Estrecho de Ormuz al Canal de Suez, incluyendo las costas de Somalia).

En el primer grupo España participa en esta misión con la fragata Blas de Lezo y el buque Cantabria, que operan en el Mediterráneo.

Además, el cazaminas Meteoro permanecerá hasta finales de junio como buque de mando de la agrupación permanente de medidas contraminas.

En total los tres barcos que aporta España suman aproximadamente 475 militares.

Sea Guardian: vigilancia naval contra el terror

Se trata de una operación enfocada en el conocimiento del entorno marítimo para disuadir y luchar contra el terrorismo, así como mitigar el resto de amenazas.

El área de operaciones está limitada a las aguas internacionales del Mar Mediterráneo y aproximaciones del Estrecho de Gibraltar.España participa con la fragata Reina Sofía que desde el pasado 14 de junio está al mando de la operación, con 250 personas a bordo.

Apoyo a Turquía frente a misiles balísticos 

La misión Active Fence protege a la población de Turquía ante posibles ataques con misiles balísticos procedentes de la vecina Siria y está integrada actualmente por una batería de misiles Patriot española.

En la actualidad, esta unidad está constituida por un total de 149 militares, en base a las Unidades del Mando de Artillería Antiaérea así como personal del mando de Canarias.

El contingente español se encuentra desplegado en la base aérea de Incirlik.

Iraq: adiestrar en la lucha contra el Daesh 

Un total de 117 militares españoles participan en la Mission Iraq en la que adiestran al Ejército iraquí como parte de la coalición internacional de lucha contra el Daesh.

Desde octubre de 2018, también se asesora al gobierno iraquí en el ámbito de la estructura de seguridad nacional, así como en desarrollar su sistema educativo profesional militar.

También forman parte del contingente español en Irak, los militares pertenecientes a la Task Force Toro (Unidad de Helicópteros) desplegados en la base aérea de Al Asad cuya misión principal es proporcionar transporte aéreo a las tropas de la coalición, contando para ello con helicópteros Chinook y Cougar.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente