QAnon, desde dentro: los conspiranoicos, destrozados por la investidura de Biden

Jesselyn Cook
·.
·1 min de lectura
Seguidores de QAnon, a las afueras del Capitolio, durante la manifestación 'Stop the Steal' que acabó en el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.  (Photo: Robert Nickelsberg/Getty Images)
Seguidores de QAnon, a las afueras del Capitolio, durante la manifestación 'Stop the Steal' que acabó en el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero. (Photo: Robert Nickelsberg/Getty Images)

La toma de posesión del presidente de los Estados Unidos Joe Biden marca el inicio histórico de un nuevo ciclo en el país y, para miles de estadounidenses, la evaporación de un año de conspiraciones y profecías que, sorprendentemente para ellos, no se cumplieron.

La teoría de la conspiración de QAnon afirma que el expresidente Donald Trump es un semidiós que lucha en secreto contra un estado profundo dirigido por demócratas pedófilos adoradores de Satán. Para sus seguidores, se suponía que Biden no iba a llegar a convertirse en presidente. Mes tras mes, su líder secreto Q y su horda de fanáticos habían pregonado que estaba a punto de llegar una “tormenta” simbólica. Su mitología sostenía que el miércoles, como muy tarde, los Biden, los Obama y los Clinton serían ejecutados por tráfico de menores, traición y demás crímenes contra los derechos humanos. El mesías Trump, tras someter a Satán, se mantendría en el poder.

Ese era el momento que llevaban tanto tiempo esperando.

En los refugios digitales de la extrema derecha, como Gab o Telegram, multitud de grupos de QAnon siguieron con atención la ceremonia de investidura en directo, esperando su milagro. Al empezar el evento, los miembros de estos grupos se las prometían muy felices y mostraban sus ansias de ver un baño de sangre.

“¿Dónde demonios está la puta tormenta?”

“¡Bienvenidos al gran episodio final!”, dijo una persona en un grupo de 185.000 miembros. “¿Alguien más tiene náuseas de la emoción?”, preguntó otra persona en un canal de Telegram con 34.000 miembros. Otros salivaban ante la idea de ver decapitaciones y violencia sexual contra los líderes demócratas...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.