Ómicron se erige como la variante más contagiosa en EE. UU. e insta a Alemania a tomar medidas

·4 min de lectura

La ola de contagios generada por Ómicron continúa su avance en Estados Unidos, donde ya es la variante de Covid-19 preponderante. Entre tanto, en Alemania se reunieron el canciller Olaf Scholz y los gobernadores para definir las medidas que tomarán efecto luego de Navidad; el Instituto Robert Koch de esa nación recomendó limitar los contactos hasta enero. Y en Francia, el Gobierno estudia adelantar una ley que obligará a la vacunación para obtener el pase sanitario.

La pandemia continúa golpeando al mundo en este cierre de 2021, empujando a los países a imponer restricciones para detener la rápida propagación de la variante Ómicron, la cual desató una crisis global que ya llegó a los distintos continentes.

Por caso, los datos arrojados por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos indican que es el linaje preponderante en Estados Unidos, donde el 73,2% de los casos positivos ocurridos entre el 12 y el 18 de diciembre son ocasionados por Ómicron.

Esta variante se extendió con mucha velocidad en territorio estadounidense, dado que la semana que finalizó el 11 de diciembre apenas había registrado el 12,6% de los contagios, ante el 87% de la Delta. Ahora la situación se tornó al revés y fue esta última la que quedó en segundo lugar tras causar el 26,6% de los contagios de Covid-19 recientes.

Incluso hay regiones en Estados Unidos, como el noroeste y el sureste, donde las cifras son más elevadas que la media y superan el 90%, en estados como Washington y Florida.

En Washington D.C., la alcaldesa Muriel Bowser impuso la utilización obligatoria de mascarillas en lugares públicos cerrados a partir de este martes 21 de diciembre para controlar el número elevado de contagios que empieza a acaparar los hospitales. Mientras que, en Nueva York, el alcalde Bill de Blasio podría suspender las tradicionales celebraciones de fin de año en Times Square.

Entretanto, Anthony Blinken –secretario de Estado- anunció en un comunicado que Estados Unidos donará 580 millones de dólares a organizaciones como la OMS y UNICEF, entre otros, para incrementar fondos de emergencia y acelerar la distribución de vacunas.

Alemania define sus nuevas restricciones

El canciller alemán, Olaf Scholz, se reunió este martes con los 16 gobernadores estatales y acordó los pasos a seguir para evitar la propagación de la variante Ómicron, la cual, advirtieron las autoridades germanas, también está camino de convertirse en la dominante en territorio alemán en unas semanas si no se limitan los contactos.

Las restricciones, que tomarán vigencia a partir del 28 de diciembre, consisten en limitar a un máximo de diez personas –sin contar los menores de 14 años- que podrán asistir a reuniones y en que los grandes acontecimientos, como partidos de fútbol o recitales, se realicen sin público.

Estas decisiones coinciden con las sugerencias que el Instituto Robert Koch (RKI) había propuesto en las primeras horas de este martes. El RKI manifestó la necesidad de reducir los contactos y prescindir de los viajes innecesarios hasta mediados de enero para no provocar un colapso del sistema sanitario.

Además, indicaron que es menester acelerar la vacunación, tanto para la primera y segunda dosis, como para la de refuerzo. Según la estimación, quienes no tengan inyecciones corren un "muy alto" riesgo de contagio, quienes tengan la pauta completa es "alto" y quienes tengan la tercera dosis o dosis de refuerzo, "moderado".

Francia busca acelerar su legislación "anti-covid"

Por su parte, en Francia, el Gobierno informó de su decisión de acelerar el trámite de una ley con la que pretende limitar los contagios en territorio galo. La intención del Ejecutivo es aprobar la normativa la próxima semana para adelantar asimismo su trámite parlamentario y que la normativa pueda estar vigente en enero.

Fue el primer ministro, Jean Castex, quien anunció que el lunes próximo se celebrará un Consejo de Ministros extraordinario, en lugar del 5 de enero como estaba previsto inicialmente, para adoptar el proyecto de ley. Lo hizo tras reunirse con asociaciones municipales y con el portavoz del Gobierno, Gabriel Attal.

La ley comportaría que tan solo aquellos ciudadanos vacunados podrán tener un pase sanitario que les permita acceder a establecimientos públicos como bares, restaurantes o partidos de fútbol. Con esta medida, el Gobierno francés busca disminuir drásticamente la cifra de 5,6 millones de franceses que aún no se han vacunado.

El anuncio llega cuando el país ha empezado a registrar cifras récords de contagio, con 573 casos por cada 100.000 habitantes y más de 73.000 contagios por esta enfermedad en la última jornada, casos de los cuales el 20% corresponde a la variante Ómicron, según informó Attal.

CON EFE Y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente