Ábalos reforzará la competencia de vivienda en el Ministerio de Transportes

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. EFE/Chema Moya/Archivo

Madrid, 10 ene (EFE).- El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que dirigirá José Luis Ábalos, mantendrá las competencias de vivienda, pero "irá más allá" en su apuesta por lograr un desarrollo integral de las grandes áreas metropolitanas, las ciudades y los pueblos.

El Ministerio de Fomento cambia de nombre, tal y como recogía el programa electoral del PSOE, para homologar su denominación a la utilizada en el resto de Europa y en las instituciones comunitarias y para incidir en la nueva orientación de sus políticas de infraestructuras.

Según fuentes de Fomento, esta reorientación persigue ofrecer una nueva visión "más moderna y coherente con los nuevos desafíos globales" que pueda ser "fácilmente identificable" por los ciudadanos.

Esta reorientación responde a la necesidad de entender que las infraestructuras son el instrumento para "articular una movilidad conectada, segura y sostenible de personas y mercancías".

La nueva política de movilidad apuesta por incorporar al sector del transporte los avances de la revolución digital y avanzar en su descarbonización para hacer frente a la emergencia climática.

Además se incorpora al departamento la Agenda Urbana siguiendo las recomendaciones de Naciones Unidas y de las instituciones europeas en materia de desarrollo sostenible.

En este ámbito, se mantienen las competencias de vivienda pero se va "más allá" al entender que la ordenación de las infraestructuras y de la política de vivienda inciden de manera directa en el desarrollo urbano.

El ministerio ultima una Ley de Movilidad y "la primera Ley Estatal de Vivienda de la Democracia".

En materia de vivienda, los objetivos prioritarios son aumentar el parque público de inmuebles y evitar las subidas "abusivas" de los alquileres.

En el ámbito del transporte, los retos serán lograr una movilidad más barata, sostenible y eficaz que minimice sus efectos más negativos en las ciudades.

Para avanzar en la descarbonización, se potenciará el transporte ferroviario, con especial atención a los planes de cercanías y a los grandes corredores, y se apostará por una "progresiva democratización" en el acceso a la alta velocidad.

El ministerio también buscará un consenso para garantizar el mantenimiento y la conservación de las vías de alta capacidad.