Áñez defiende que el informe de la OEA justifica nuevos comicios en Bolivia

Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia. EFE/ Rodrigo Sura/Archivo

La Paz, 4 dic (EFE).- El informe final de la OEA justifica que fueran anuladas las elecciones del 20 de octubre para iniciar el proceso hacia unos nuevos comicios en Bolivia, defendió este miércoles la presidenta interina del país, Jeanine Áñez.

La investigación de la Organización de Estados Americanos (OEA) respalda "las razones por las cuales hemos tenido que dejar sin efecto las mismas, y convocar nuevas elecciones", escribió en Twitter la mandataria interina.

Jeanine Áñez mostró en la red social una fotografía del embajador de su país ante la OEA, Jaime Aparicio Otero, recibiendo el informe en representación de Bolivia.

Por su parte, el expresidente boliviano Jorge "Tuto" Quiroga, "delegado especial" de Bolivia ante la comunidad internacional, calificó de "devastador" el informe final, que también consideró "histórico", sobre un "colosal fraude" electoral, del que culpó a Evo Morales.

"La tiranía acabó y nuestra democracia ahora resucita", proclamó en la red social.

El análisis de la OEA confirma que hubo "operaciones dolosas" en las elecciones del 20 de octubre, que alteraron "la voluntad expresada en las urnas".

"Las manipulaciones e irregularidades señaladas no permiten tener certeza sobre el margen de victoria del candidato (Evo) Morales sobre el candidato (Carlos) Mesa", apunta el informe final.

Morales fue proclamado vencedor por un margen del 10,57 por ciento de votos sobre Mesa, con tan solo un 0,57 por ciento de porcentaje para evitar una segunda vuelta entre ambos.

La OEA emitió un informe preliminar el pasado 10 de noviembre en el que advertía de graves irregularidades, tras lo que Evo Morales anunció primero la repetición de elecciones y horas después su renuncia, denunciando un golpe de Estado para sacarlo del poder.

Áñez asumió el poder dos días después, con el compromiso de ejercerlo de forma interina hasta unas nuevas elecciones.

Una ley consensuada entre la oposición, de la que salió su Gobierno provisional, y el Movimiento al Socialismo de Evo Morales, con mayoría en el Parlamento boliviano, anuló los comicios del 20 de octubre para iniciar un proceso de urgencia hacia nuevas elecciones.

La nueva cita con las urnas se espera a comienzos de 2020, pero aun sin una fecha concreta.