¿Por qué la Policía se equivocó al identificar los restos de Ruth y José?

César Finca


El hallazgo de los restos óseos de Ruth y José en la finca paterna de los Bretón ha supuesto un shock inesperado dentro de la investigación. Lo más sorprendente de todo es que la resolución del caso haya venido gracias a un informe externo que contradecía dos informes previos policiales al constatar que estos mismos restos eran de animales. ¿Cómo pudieron equivocarse?


El primer sorprendido es José María Sánchez de Puerta, el propio abogado de José Bretón, (padre de Ruth y José, ahora en la cárcel), quien considera “surrealista” el nuevo informe a la vez que critica la labor policial. El foco de la polémica se sitúa en la hoguera que Bretón hizo el día de la desaparición de los niños en su propia finca de las Quemadillas y en la que, según los nuevos datos, quemó supuestamente a sus dos hijos. La Policía la encontró semiapagada y, a partir de ahí, procedió a su evaluación a través de las muestras recogidas en la zona el 10 y 11 de octubre. ¿Dónde está entonces el error?

Según ha detallado el Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, han sido tres informes los que se han producido en total. El primero, por parte de la Policía, decía el 10 de noviembre que se trataba de restos animales y no humanos. No obstante, la familia materna, no contenta con el resultado, pidió a la Policía científica un nuevo análisis, que aceptó el juez. Aquí el resultado cambió: el resultado de las pruebas indicaba la presencia de restos humanos. Una vez conocido esto, la Policía encargó un tercer informe a José María Bermúdez Castro, experto en antropología, que afinó aun más el diagnóstico: en la muestra existen restos de un menor de 6,2 años. A su vez, el ministro ha confesado que existe un cuarto informe, aunque no ha querido desvelar su contenido ¿Por qué los resultados de una misma muestra entonces son contradictorios?

[Relacionado: Toda la última hora sobre el caso]


Una de las causas es la falta de una muestra de ADN, tal y como asegura el abogado de José Bretón. “Si se hace es prácticamente imposible equivocarse, no hay margen de error”, asegura Juan González Piñatiel, criminalista forense e investigador de incendios y explosiones. Según su experiencia, en estos casos la “fiabilidad es de un 100%”. Los informes, por tanto, se basarían solo en pruebas antropológicas forenses. Esto es posible porque, según González, “por mucho que se carbonice un cuerpo, siempre quedan pequeñas astillas que son posteriormente analizadas”.


Otra hipótesis complementaria es que se mezclaran en la misma muestra restos humanos con los de animales. De hecho, el propio José Bretón aseguró hace meses que utilizó la hoguera para quemar ropa vieja de Ruth así como huesos de animales que la madre de la niña había utilizado en prácticas universitarias de veterinaria.

No obstante, todo parece indicar, a falta de confirmación oficial, que se produjo un error importante el primer diagnóstico, aunque el ministro ha querido restarle importancia: "No se trata de echar las culpas a nadie ni de buscar responsabilidades, se ha hecho con toda la buena voluntad, en un informe científico te puedes equivocar o no, el mejor escribano comete un borrón."


Tal y como afirma el experto, este tipo de informes científicos no suponen mucho esfuerzo; se pueden elaborar en menos de una semana a través de maquinaria especial, como un cromatógrafo de gas para separar mezclas complejas. A pesar de que suele competer a la investigación oficial, una persona ajena puede pedir un informe similar a nivel privado, al igual que un juez, a través de la solicitud de un abogado. Por otra parte, una prueba de ADN puede costar hoy en día 1.000 euros, aproximadamente, según González: “hace unos años se podía multiplicar hasta los 6.000”, explica.

[Más: José Bretón aseguraba hace días desde prisión que alguien cuidaba de sus hijos]