¿Cuánto hay que ganar para dejar de trabajar?

Es el sueño de cualquier persona en el momento que compra un décimo de lotería: dejar de trabajar, decirle adiós a los madrugones y despedirse de los jefes déspotas… pero ¿cuál es la cantidad de dinero que deberíamos ganar para poder hacer realidad ese sueño? ¿Cuánto se necesita para dejar de trabajar?

Evidentemente la respuesta es muy ambigua y depende totalmente de las circunstancias de cada persona, de sus deudas pendientes y de qué nivel de vida desea disfrutar. A unos les bastará con menos si deciden quedarse en su pequeña vivienda de toda la vida  y, como extra, comprarse un coche de gama media. Los que deseen una gran mansión y un coche de lujo necesitarán un premio bastante mayor.

[Relacionado: Sigue la última hora de la lotería en nuestro especial]

A continuación vamos a poner un ejemplo práctico de cuánto debería ganar una persona en la lotería para poder dejar de trabajar para siempre. Todos los cálculos están realizados habiendo tomado los datos que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) y cogiendo como ejemplo a una familia medio española.

Supongamos que los agraciados con el premio Gordo de la Lotería de Navidad es la familia Martínez,  un matrimonio de 40 años de edad con dos hijos de 8 y 10 y que residen en una población de más de 50 mil habitantes.

[Más: Cosas curiosas que quizás no sepas del Sorteo de Navidad]

Teniendo en cuenta que la hipoteca está a medio pagar, con algún importe de la tarjeta de crédito pendiente (utilizado para pagar las vacaciones, la ortodoncia del niño o aquella derrama ineludible de la comunidad) y la cuota mensual del coche.

Todo ello implica unas deudas familiares pendientes de 150.000 euros (claro está en función de parámetros tales como la ubicación del inmueble, año de adquisición, condiciones de la hipoteca, duración de la misma, ingresos familiares…).

Sabiendo que el primer premio de un décimo es de 400.000 euros hemos de tener en cuenta que necesitaremos dedicar un 38% del premio para “tapar agujeros”.

Veamos qué nos depara el futuro: El gasto medio de una familia como la que hemos descrito antes siguiendo las tablas del INE podría ser de unos 30.000 euros al año (hemos deducido la hipoteca, tarjeta de crédito y recibo del coche que se ha cancelado previamente).

Contando que la esperanza de vida de un español es de aproximadamente 81 años y que los hijos permanecerán con los padres al menos 20 años más esto nos da un gasto total de unos 915.000 euros. La cosa se va complicando.

En resumen, para poder vivir sin deudas de un modo modesto y sin grandes viajes ni posesiones necesitaríamos 1.065.000 euros (sin tener en cuenta la inflación y la consiguiente pérdida de poder adquisitivo del dinero), con tres décimos de lotería premiados a 400.000 euros cada uno llegamos a dicha cifra y aun nos sobra un buen pico. Pero si lo que tenemos es un décimo premiado tan solo nos daría para vivir sin trabajar unos 13 años.

Si por el contrario eres joven y aún no has podido acceder a la compra de tu primera vivienda es mejor que te quedes con la hoja completa de décimos. El precio de una vivienda según los últimos datos de noviembre es en Madrid de 2.567 eur/m2, lo que para un piso de 100 m2 supondría un desembolso de 256.700 euros, casi un 65% del premio del décimo.

Además de los puntos mencionados habría que considerar la posibilidad de realizar una buena inversión financiera con este capital y poder generar altos intereses y réditos. De hecho existe un gran consejo financiero que advierte que la mejor forma de utilizar un premio millonario consiste en poder conseguir vivir de los intereses o réditos que generen nuestras inversiones, es decir, vivir de rentas.

Para un premio de 400.000 euros a un interés actual del 4%, obtendríamos 16.000 anuales, después de pasar por Hacienda, que tampoco nos daría para grandes alegrías.

Otra opción es montar un negocio, ser nuestro propio jefe, pero cuidado, la mayoría fracasan dentro de los dos años siguientes a su constitución.

Y para finalizar, hemos de tener en cuenta que cuando a alguien le toca el premio Gordo de la lotería en lo último que está pensando es en llevar una vida modesta, de ahorro y sin gastar en caprichos, ya que es todo lo contrario y son la mayoría los que tras ser agraciados cambian de modo de vida, se compran y regalan coches de gama alta, cambian de vivienda y realizan viajes de ensueño, quedándoles al cabo de un año tan solo el 10% de la cantidad ganada, algo que hace que sea totalmente imposible dejar de trabajar y vivir de rentas.

PUBLICIDAD